6 consejos para salir de una relación tóxica

Comparte
Pareja peleando en una relación tóxica

Salir de una relación tóxica es un proceso doloroso que toma tiempo. Pero conociendo sus señales, aceptando que estás en una y encontrando ayuda, es posible hacerlo.

¿Qué es una relación tóxica?

Actualmente, se habla mucho acerca de las relaciones tóxicas. Sin embargo, no todas lo son y por eso es importante entenderlas antes de catalogar a una como tal. Una relación tóxica es una relación donde se establece una dinámica de poder y control sobre el otro, atentando contra su integridad física y/o mental. La toxicidad de una relación se desarrolla una vez que se implementan dinámicas de manipulación y poder que generan desigualdad y malestar significativo. Se tiende a pensar que las relaciones tóxicas se dan solamente en relaciones de pareja. Sin embargo, las relaciones tóxicas pueden estar presentes en relaciones familiares, de amistad o laborales.

Generalmente, las relaciones tóxicas se dan por una persona manipuladora y/o narcisista que se junta con una persona que es vulnerable, sensible y susceptible a la culpa. Si bien el malestar llega a ser muy evidente después de un tiempo de vivir en una relación como esta, los métodos de manipulación no son evidentes y la toxicidad se va desarrollando poco a poco. Esto hace que sus signos sean subjetivos, indirectos y difíciles de detectar a primera vista. Sin embargo, existen algunas señales que podrían indicar que se está viviendo una relación tóxica:

  • La persona que está viviendo una relación tóxica tiende a sentirse juzgada, controlada, desvalorizada, con baja autoestima, amenazada, acosada, maltratada, manipulada.
  • Cuando se vive una relación tóxica, la víctima tiende a desarrollar dependencia afectiva hacia la otra persona. Siente que no puede vivir sin ella y tiene un miedo excesivo a separarse del otro.
  • A pesar de que la persona quiera salir de la relación, la misma no puede hacerlo por miedo.

En resumen, podemos decir que una relación tóxica es una relación donde una de las dos partes maltrata constantemente a la otra persona por medio de dinámicas de manipulación, control y poder. Estas dinámicas suelen ser difíciles de detectar ya que son indirectas, sutiles y subjetivas. Al comienzo, la persona suele aceptar estas dinámicas confundiéndolas con amor. Sin embargo, las mismas se vuelven cada vez más constantes y el malestar va incrementando poco a poco.

¿Cuándo una relación es tóxica? 3 señales

Hoy en día, las personas tienden a confundir una relación tóxica con una relación que presenta problemas o demasiadas discusiones. Sin embargo, estas no son señales que necesariamente indican que existe una relación tóxica. A continuación, te contamos sobre alguna señales que se dan cuando una relación es tóxica.

Maltrato

A diferencia de otras relaciones, una relación tóxica se define por la presencia del maltrato. Si bien al comienzo la relación parece ser una relación normal, el maltrato comienza a establecerse con el tiempo y de manera muy sutil. Tan sutil que la persona no suele percibirla hasta después de un tiempo. El objetivo principal del maltrato es tener el control y el poder total sobre la relación. Algunas formas de maltrato pueden ser humillaciones, chantaje, amenazas, comparaciones, burlas, control de la imagen, crítica, indiferencia. Generalmente, el maltrato que se da en las relaciones tóxicas suele ser psicológico. Sin embargo, existen relaciones tóxicas donde el maltrato psicológico viene acompañado de maltrato físico y/o sexual.

Manipulación

Una de las cosas que caracteriza a una relación como tóxica es la manipulación. Cuando una relación es tóxica, una de las partes en la relación manipula al otro para obtener el control de la relación. Esta manipulación va de la mano con el maltrato ya que mediante el mismo, la persona logra manipular a la otra persona a hacer lo que él o ella quiera. Igual que el maltrato, la manipulación comienza a darse de manera muy sutil y después se vuelve más evidente.

Dependencia afectiva

Al haber maltrato y manipulación, la persona que vive una relación tóxica suele desarrollar dependencia afectiva hacia el otro. La persona siente que no puede vivir sin la otra persona, tiene miedo a separarse del otro y siente ansiedad cada vez que están distanciados. A pesar de sentir malestar o sufrir con la relación, la persona no logra salir de ella por el miedo a separarse de la persona. Entonces, la misma genera un cierto tipo de adicción hacia la relación y hacia la otra persona.

Diferencias entre una relación tóxica vs. una relación sana

Como mencionamos antes, en cualquier relación existen momentos que son difíciles y que nos pueden generar malestar. Sin embargo, en una relación tóxica, el malestar está presente la mayor parte del tiempo. Es importante aprender a diferenciar una relación tóxica de una relación sana ya que esto nos permitirá saber cómo actuar ante los problemas que se presentan. A continuación, te mencionamos algunas de estas diferencias.

Diferencia entre una relacion sana y una relacion toxica
Diferencias de una relación «tóxica» vs. una relación sana.

Es importante aclarar que reconocer una relación tóxica no es fácil ya que las señales pueden ser desapercibidas por la persona que la sufre. Sin embargo, es importante recalcar que si una relación está causándote más malestar que bienestar, es importante que busques ayuda profesional para evaluar si es o no una relación tóxica. Hablar con un profesional puede ser esa ayuda que buscas y que necesitas para encontrar una solución a la relación que te está haciendo sufrir.

5 tipos de conductas tóxicas

Todas las relaciones tóxicas generan malestar. Sin embargo, no todas las relaciones tóxicas son provocadas por las mismas conductas. Si bien todas son tóxicas, provocan sufrimiento y manipulan a la persona, cada relación pueda darse de diferentes formas. A continuación, te contamos sobre 5 tipos de conductas tóxicas que son bastante comunes en este tipo de relaciones.

Denigración y menosprecio

En una relación tóxica, la denigración y el menosprecio tienden a ser conductas bastante comunes. La persona tiende a menospreciar a la otra quitando valor y cuestionando sus competencias. Generalmente, estas conductas vienen disfrazadas del humor y la persona, a través de chistes, emite juicios sobre el valor, las cualidades, las competencias, la personalidad o la imagen de la otra persona. De igual forma, la persona tiende a humillarle explícitamente a la otra por su manera de actuar, pensar, hablar, etc. Cuando la otra persona le confronta, es común que la respuesta sea «era solo una broma«, eliminando toda validez de su comentario.

Normalmente, la denigración y el menosprecio son constantes cuando la relación es tóxica. Al ser constantes, la persona que es menospreciada tiende a tomar los comentarios como verdaderos, afectando su autoestima y su autovaloración. La persona llega a pensar que no es suficiente y que debe demostrar algo todo el tiempo.

Intimidación en una relación tóxica

Generalmente, las personas que están en una relación tóxica tienden a sentir que todo el tiempo deben cuidar lo que dicen o lo que hacen para que la otra persona no se enoje. Cuando una relación es tóxica, la persona «tóxica» tiende a enojarse fácilmente por cualquier cosa. Al hacer esto, la persona controla que lo que la otra persona hace, piensa o dice. La otra persona vive en constante intimidación y se vuelve sumisa ante el otro, dándole todo el poder.

Las personas que viven intimidadas por alguien más tienden a experimentar un desgaste emocional muy fuerte, lo cual puede llevarles a desarrollar un trastorno como depresión o ansiedad. De igual forma, el estrés es tan alto que esto puede llevarles a sufrir de enfermedades físicas como gastritis, dolores de cabeza, tensión muscular, etc.

Culpabilización

Como mencionamos antes, una relación tóxica generalmente se da cuando una persona que es manipuladora se junta con una persona que es susceptible a la culpa. La persona que manipula tiende a culpar a la otra persona de todos los problemas que hay en la relación y no toma responsabilidad por ninguna de sus acciones. De esta forma, la persona que es susceptible a la culpa se responsabiliza por todas las peleas, discusiones y problemas de la relación y carga con esa responsabilidad constantemente. La persona comienza a hacer todo lo que la otra persona quiere para que el otro le perdone, para no provocar más peleas y para no ser nuevamente culpabilizada.

Control

En una relación tóxica, la confianza es lo que más falta se desgasta. Una de las personas en la relación no confía en la otra y comienza a ejercer control. Generalmente, el control está disfrazado por celos y posesión. La persona no le deja salir a la otra persona con ciertos amigos, no le deja vestirse como quiere, le revisa el celular constantemente, chequea con las personas que habla, y le aísla de los demás. Todo esto lo hace con el objetivo de controlar la vida de la otra persona y tener el poder de la relación. Al comienzo, este control es sutil y se tiende a confundir con amor. Pero luego, el control se vuelve más evidente y la persona comienza a sentir que no tiene libertad para hacer nada.

Aprovecharse

Las personas manipuladoras tienden a manipular al otro hasta conseguir lo que quieren. Generalmente, lo que una persona manipuladora busca en una relación es el poder y el control sobre el otro. Esto es lo que hace que la relación sea tóxica. Mientras no encuentran lo que buscan, utilizan todos los recursos disponibles para hacerlo. Es aquí cuando la persona se muestra súper amorosa, muy enamorada, etc. Pero una vez que haya conseguido lo que quiere, se vuelve completamente desinteresado, no muestra amor, y comienza a maltratar a la otra persona.

6 consejos para salir de una relación tóxica

Darse cuenta que estás en una relación tóxica no es tan fácil como parece. Las conductas tóxicas tienden a ser indirectas, subjetivas y sutiles. Todo esto hace que las señales indicadoras de una relación tóxica pasen desapercibidas. Generalmente, las personas suelen salir de una relación tóxica después de mucho tiempo de haber estado en ella. A continuación te damos algunos consejos para salir de una relación tóxica una vez que hayas identificado estar en una.

1.Acepta que tienes una relación tóxica

Hay veces que las personas que viven una relación tóxica tienen vergüenza de ello. Sin embargo, el primer paso para poder salir de una relación tóxica es aceptar que lo es. Al aceptar que lo es, estarás más consciente de las cosas que hace la otra persona para ejercer el control y no te dejarás manipular tan fácilmente. De igual forma, al aceptarlo, podrás encontrar las soluciones más adecuadas para aliviar el malestar que estás sintiendo.

2.Corta el contacto con esa persona

Si bien esto es difícil de hacer cuando estás en una relación tóxica por todos los miedos que conlleva hacerlo, es importante que una vez que hayas aceptado estar en una relación tóxica, cortes todo el contacto que tengas con esa persona. Al ser tóxica, la relación tiende a volverse como un círculo vicioso del cual es difícil salir. Por eso, es importante que intentes dejar de tener contacto con la persona lo más pronto posible.

3.Deja los miedos de lado

El miedo es un sentimiento común cuando se vive una relación tóxica. Miedo a quedarte solo, miedo a no poder vivir sin la persona, miedo a separarte de la persona, etc. Sin embargo, es importante que dejes estos miedos de lado y pienses que al salir de esta relación y curar todo lo que debes curar, podrás sentirte mucho mejor y podrás vivir una vida mucho más plena. De igual forma, es importante entender que el miedo es un sentimiento que se ha formado por la toxicidad de la relación. El momento que logres salir de ella, el miedo irá desapareciendo.

4.Fortalece tu autoestima

La autoestima tiende a ser lo más afectado cuando vives una relación tóxica. Por esto, es importante que para salir de una relación tóxica busques ayuda para fortalecerla. Una vez que tu autoestima se haya recuperado, será más fácil salir de la relación ya que no dejarás que nadie tenga el control sobre ti.

5.Acepta tus emociones

Salir de cualquier relación conlleva diferentes emociones. A la final, es una ruptura y nuestra mente lo procesa como un duelo. Es importante que no evadas ninguna de tus emociones y trates de sentir todo el proceso. Evadir emociones puede hacer que en el futuro desarrolles problemas de salud mental y físico. Por eso, es importante darle importancia a todas las emociones que tengas.

6.Busca ayuda profesional

Si bien cuando estamos en una relación tóxica tendemos a sentirnos muy solos, no estás solo. Buscar ayuda profesional te permite encontrar a una persona que te apoye en el proceso, te guíe para que lo hagas de una forma saludable, te fortalece para hacerlo y te levanta cuando sientes que no puedes más. Al ser un profesional, tendrás la certeza de que será alguien que no te juzgue, que velará por tu bienestar y que será un espacio totalmente confidencial para ti.

Salir de una relación tóxica no es fácil, pero sí es posible. Con la ayuda adecuada, podrás salir de ella y podrás vivir tu vida nuevamente. No te desesperes, todo es un proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot