Alcoholismo: ¿qué es y cuáles son su causas, señales y consecuencias?

Comparte
Persona consumiendo alcohol, referencia al alcoholismo.
Foto por Andrea Piacquadio para Pexels.

Vivimos en una sociedad donde tomar alcohol es una conducta normal. Cuando vamos a un evento social, el alcohol siempre está presente, y si no lo está, muchas veces consideramos al evento aburrido. Hay quienes consumen alcohol por gusto, otros para desinhibirse y otros por presión social. Sea por la razón que sea, la mayoría lo hace. Y si hay alguien que no lo hace, solemos catalogar a esa persona como aburrida, débil, miedosa u otros descalificativos. 

Tomar alcohol suele ser normalizado, sin embargo, el consumo compulsivo, nocivo, desmedido, sin control, no lo es. A esto se lo conoce como alcoholismo. Pero, ¿qué es el alcoholismo y cuáles son sus factores, señales y consecuencias? A continuación, te lo explicaremos. 

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo, como cualquier adicción, es un escape de la realidad. Es decir, la persona que desarrolla alcoholismo lo hace porque utiliza al alcohol como una fuente para escapar de algún conflicto que le está causando malestar. Al consumir alcohol, la persona siente los efectos de la sustancia, y no piensa en aquello que le está causando malestar. Esto se vuelve una conducta repetitiva y por esta razón, el alcoholismo no es la enfermedad como tal, sino el síntoma de la enfermedad. 

En la 5ta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V, por sus siglas en inglés), al alcoholismo se lo conoce como trastorno por consumo de alcohol. Este trastorno se define como un patrón recurrente de consumo de alcohol que es mal adaptativo, conlleva al malestar y deteriora significativamente la vida de la persona. De igual forma, se denomina al alcoholismo como un trastorno biopsicosocial ya que tanto factores biológicos, psicológicos, como sociales contribuyen a su desarrollo. 

Entonces, ¿cuáles son estos factores?

El alcoholismo no tiene una causa en específico. Sin embargo, existen factores de riesgo que juegan un papel importante en su desarrollo. Estos son factores que pueden incrementar las probabilidades de que alguien sufra de alcoholismo. A continuación, te los presentamos: 

Factores biológicos

Cualquier trastorno o problema psicológico puede contribuir al desarrollo del alcoholismo. Como vimos antes, el consumo de alcohol suele utilizarse como una fuente de escape. Por ejemplo, si una persona sufre de ansiedad, podría utilizar el alcohol para calmar la ansiedad y no sentir los síntomas del trastorno como el miedo, la falta de respiración, la sudoración, etc. De igual forma, si la persona ha vivido algún tipo de abuso (sexual, físico, emocional y/o negligencia), las probabilidades de desarrollar alcoholismo aumentan. 

Factores psicológicos

Cualquier trastorno o problema psicológico puede contribuir al desarrollo del alcoholismo. Como vimos antes, el consumo de alcohol suele utilizarse como una fuente de escape. Por ejemplo, si una persona sufre de ansiedad, podría utilizar el alcohol para calmar la ansiedad y no sentir los síntomas del trastorno como el miedo, la falta de respiración, la sudoración, etc. De igual forma, si la persona ha vivido algún tipo de abuso (sexual, físico, emocional y/o negligencia), las probabilidades de desarrollar alcoholismo aumentan. 

Factores sociales

Situaciones sociales que impliquen un entorno donde haya consumo de alcohol, donde se viva un estilo de vida estresante, donde hayan conflictos de diferentes tipos y donde haya presión social, son todos factores sociales que contribuyen al desarrollo del alcoholismo. Las personas que viven en entornos más estresantes, suelen sufrir más de alcoholismo que las personas que no lo hacen. 

Estos factores nos son dependientes entre sí. Es decir, para desarrollar alcoholismo, la persona no debe estar frente a todos los factores al mismo tiempo. Puede que solo sufra un factor social y que igual desarrolle alcoholismo. Si al leer estos factores, piensas que tu o alguien más está en riesgo, es importante tomar acción ¡YA! No dejes que el problema se te vaya de las manos y toma una cita con un profesional de la salud mental. 

¿Cuáles son las señales del alcoholismo?

Ya hemos visto los factores que pueden contribuir al desarrollo del trastorno por consumo de alcohol. Conocer estos factores nos permite prevenir que el consumo de alcohol se vuelva en un trastorno. Sin embargo, es importante también conocer cuáles son las señales de una persona que ya está experimentando alcoholismo. De esta forma, podremos reconocerlo e intervenir lo antes posible. A continuación, podrás ver una lista de síntomas que, generalmente, manifiestan las personas con alcoholismo: 

  • Consumir altas cantidades de alcohol 
  • Querer dejar de tomar alcohol, intentarlo, pero fracasar en el intento 
  • Utilizar gran parte de su tiempo comprando alcohol, consumiéndolo o sobreviviendo la resaca 
  • Tener ganas o urgencia intensas de consumir alcohol 
  • Dejar de cumplir sus obligaciones en el trabajo, colegio o casa por consumir alcohol 
  • Seguir consumiendo alcohol a pesar de que esto le cause problemas interpersonales 
  • Dejar de hacer las actividades normales por consumir alcohol
  • Consumir alcohol en situaciones donde es físicamente peligroso 
  • Consumir alcohol a pesar de saber que tiene un problema físico causado o empeorado por el alcohol 
  • Tener que tomar más alcohol para llegar a sus efectos esperados 
  • Tomar más alcohol para pasar los efectos de la resaca

El DSM-V menciona que basta con que la persona manifieste 2 de estas señales para poder diagnosticarla con alcoholismo. Por esto, es importante recordar que todos los casos siempre son diferentes. Sin embargo, estas señales nos pueden dar una idea de cómo se manifiesta el alcoholismo en una persona y nos puede guiar en si necesitamos pedir ayuda o no. Si sabes de alguien que cumple con algunas de estas señales, es importante sugerirle buscar ayuda con un psicólogo clínico. Si no estás seguro de cómo hacerlo, puedes conversar con un profesional de la salud mental que podrá guiarte en este proceso. 

Pero, ¿cuáles son las consecuencias del alcoholismo?

El alcoholismo trae consecuencias en diversos ámbitos. A continuación, te mencionaremos algunos de ellos: 

  • Salud: la persona con alcoholismo tiende a presentar problemas en su salud. Entre ellos está: la pérdida o el aumento de peso, gastritis crónica, úlceras, pancreatitis, cirrosis, hipertensión, aumento del colesterol, amenorrea, hipoglucemia, cáncer al tracto gastrointestinal, síndrome de alcoholismo fetal, delirio, depresión, entre otros. 
  • Ámbito laboral: una persona con alcoholismo, generalmente, comienza a ausentarse regularmente del trabajo, a tener conflictos con los compañeros, dificultad para concentrarse, tener poca eficacia y arriesgarse a ser despedido.
  • Ámbito familiar: la familia, normalmente, es la que más sufre cuando un miembro de ella sufre de alcoholismo. Normalmente, el alcoholismo causa que haya maltrato, separaciones o divorcios, traumas y deterioro de las relaciones familiares. 
  • Nivel personal: la persona que sufre de alcoholismo tiende a aislarse de sus seres queridos, tener sentimientos de impotencia, sufrir mucho y experimentar muchos cambios en su estado de ánimo. 

Entonces…

Si bien el alcohol es una sustancia que es consumida por millones de personas, es también una de las drogas más nocivas por todas sus consecuencias. Su consumo no solo representa pérdidas sociales, sino también pérdidas económicas para las personas y sociedades. Más de 200 enfermedades son desarrolladas por el consumo de alcohol y más de 3 millones de personas mueren cada año por el consumo nocivo de alcohol. Es por esto que si conoces a alguien que está en riesgo o está experimentando un trastorno por consumo de alcohol, busca ayuda inmediatamente. El alcoholismo puede ser tratado, sin embargo, necesita de una guía psicológica para hacerlo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *