¿Cómo controlar el estrés y la ansiedad?

Comparte
Foto de Pressmaster

Es común utilizar los términos estrés y ansiedad como sinónimos. Si embargo, estrés y ansiedad no son lo mismo. Si bien, ambos causan malestar, y muchas veces, tienen síntomas que son similares, cada uno tiene características que los diferencian entre sí. A continuación, te contaremos acerca de cada uno de ellos para que puedas reconocer fácilmente si estás experimentando lo uno o lo otro.

¿Qué es la ansiedad y cuáles son sus síntomas?

La ansiedad es una reacción normal de nuestro cuerpo cuando nos encontramos frente a una situación de estrés o incertidumbre. Sin embargo, la ansiedad se vuelve un trastorno cuando comienza a interrumpir nuestro día a día y comienza a afectar significativamente diferentes áreas de nuestras vidas. Por ejemplo, cuando ya no nos deja concentrarnos en nuestro trabajo o comenzamos a aislarnos de las personas que queremos.

Según la 5ta Edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V, por sus siglas en inglés), la ansiedad es una reacción o respuesta a una amenaza futura. Existen diversos tipos de trastornos de ansiedad, no obstante todos ellos comparten los siguientes síntomas:

  • Miedo o preocupación excesiva
  • Malestar
  • Resistencia, rechazo o evitación hacia lo que produce el miedo
  • Síntomas físicos
  • Afectación significativa en diferentes áreas de la vida de la persona

Generalmente, estos síntomas son persistentes en el tiempo y tienden a durar 6 meses o más. De igual forma, lo que les diferencia entre sí son los estímulos u objetos que representan la amenaza. Si quieres conocer más acerca de cada uno de ellos, te invitamos a leer nuestro blog sobre «¿Cómo saber si tengo ansiedad?«.

¿Cómo controlo un ataque de ansiedad o pánico?

Dentro de los trastornos de ansiedad, existen los ataques de pánico. Estos no son considerados como un trastorno como tal, pero se los debe mencionar ya que muchas veces aparecen cuando la persona sufre de algún trastorno de ansiedad. Los ataques de pánico se caracterizan por episodios repentinos e intensos de miedo donde se desarrollan síntomas físicos como los siguientes:

  • Palpitaciones rápidos y aumento del ritmo cardíaco
  • Sudoración
  • Temblor en el cuerpo
  • Sensación de falta de aire
  • Sensación de asfixia
  • Dolor de pecho
  • Náusea
  • Mareo
  • Despersonalización
  • Miedo a perder el control
  • Miedo a morir
  • Falta de sensación en partes del cuerpo
  • Acaloramiento

Si sufres de ataques de pánico, es importante conocer acerca de ellos para que puedas reconocer cuando estás teniendo uno. Si sientes que te está dando un ataque de estos, es importante hacer ejercicios de respiración para calmar los síntomas. De igual forma, puedes intentar cerrar los ojos e imaginarte un lugar donde fuiste feliz. Esto te ayudará a relajar tu cuerpo y no sentir que el pánico te invade. Si no logras hacer esto, busca un objeto a tu alrededor y pon toda tu atención en él. Esto te permitirá pensar en otra cosa que no sean los síntomas del ataque de pánico.

Es normal que una vez que hayas experimentado un ataque de pánico, tengas miedo de volver a tener otro. Por esto, es importante que si has tenido un ataque de pánico o ves que estos se repiten, busques ayuda profesional para encontrar la raíz del ataque y trabajar en ello.

¿Qué es el estrés y cuáles son sus causas?

El estrés, a diferencia de la ansiedad, es una reacción a un desafío o demanda. Cuando una persona se ve inmersa en diferentes situaciones que requieren de mucho esfuerzo o de recursos que no tiene, generalmente experimenta estrés. El estrés, así como la ansiedad, no es malo ya que pone en marcha al cuerpo para enfrentarse a una situación que podría representar un peligro. Sin embargo, cuando hay un exceso de estrés en el cuerpo, este puede volverse perjudicial para salud física y mental de la persona.

Aquellas situaciones que causan estrés son conocidos como estresores. Los estresores son cualquier cosa que represente un desafío o una demanda para la persona. Entonces, existen un sin fin de cosas que pueden causar el estrés, dependiendo de cada persona. Algunas de las causas más comunes son las siguientes:

  • Cambios grandes o drásticos
  • Conflictos en las relaciones
  • Trabajo
  • Problemas económicos
  • No tener tiempo para descansar
  • Tener hijos
  • Conflictos en general

Tipos de estrés

Según la APA (Asociación de Psicología Americana), existen diferentes tipos de estrés, y cada uno de ellos se diferencian entre sí por sus características, síntomas y duración. A continuación, te describimos los tres tipos de estrés:

  1. Estrés agudo: Este es el estrés más común de todos y se desarrolla por las presiones o exigencias del día a día. En pequeñas cantidades, este estrés puede ser hasta emocionante, pero en exceso es abrumador.
  2. Estrés agudo episódico: Este tipo de estrés se desarrolla en personas que tienen estrés agudo con frecuencia. Normalmente, se da en personas que trabajan en varias cosas a la vez, asumen demasiadas responsabilidades y no logran priorizar su tiempo.
  3. Estrés crónico: Este tipo de estrés surge cuando una persona se ve inmersa en una situación sin salida y de mucho sufrimiento. Por ejemplo, personas que viven en una casa donde existe abuso físico o emocional. Este tipo de estrés es desgastante y termina destruyendo la salud física y mental de la persona.

Si te sientes identificado con alguno de estos tipos de estrés, es importante que busques ayuda profesional. Si bien, el estrés tiende a mejorar una vez el desafío desaparezca, este puede dejar secuelas muy profundas.

Principales síntomas del estrés

El estrés tiende a manifestarse tanto física como mentalmente. Es más, muchas veces confundimos el estrés con enfermedades físicas ya que algunos de sus síntomas se manifiestan de igual manera. A continuación, te nombramos los más frecuentes:

  • Dolor de cabeza
  • Tensión muscular
  • Dolor en el pecho
  • Fatiga
  • Malestar estomacal
  • Alteración en el sueño
  • Cambio en el deseo sexual
  • Cambios repentinos en el peso corporal
  • Irritabilidad

Consejos para controlar el estrés

El estrés es una reacción normal del cuerpo. Sin embargo, cuando es excesivo, este puede afectar significativamente la salud de la persona. Por eso, cuando estés experimentando estrés, es importante que conozcas cómo controlarlo.

  1. Si conoces qué es lo que te está causando estrés, puedes encontrar soluciones u organizarte para que no represente un desafío muy grande e imposible de lograr.
  2. Es importante que de les un descanso a tu cuerpo. Es decir, no estar todo el día pensando en eso que te causa estrés. Dale a tu cabeza momentos de descanso. Estos momentos pueden ser realizar tus actividades favoritas o hacer algo que sea relajante.
  3. Procura hacer ejercicio. El ejercicio trae bienestar a tu cuerpo y te ayuda a liberar cualquier tipo de tensión.
  4. Finalmente, no te quedes callado/a. Si algo te está causando estrés, trata de conversarlo con alguien que te escuche y te pueda entender.

La ansiedad y el estrés pueden ser manejados correctamente si conoces las herramientas adecuadas para hacerlo. No sirve de nada sufrir y tener malestar cuando puedes aprender a reducirlos. En Psiconnect, tenemos varios profesionales que pueden ayudarte a manejar el estrés y/o la ansiedad.

One response to “¿Cómo controlar el estrés y la ansiedad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *