¿Cómo la depresión puede afectar a tus hijos en el colegio?

Comparte
Adolescente sufriendo depresión

Llamamos a la adolescencia «la edad del burro» porque es en esta época donde el ser humano no logra hallarse consigo mismo por todos los cambios que existen, tanto física como psicológicamente. En la adolescencia, los niños dejan de ser niños, pero todavía no son adultos. En la adolescencia, las hormonas cambian, el cuerpo se desarrolla, la personalidad se va ajustando, las amistades se van fortaleciendo, los intereses se van forjando, etc. Es una época de cambios y más cambios. Y también, es una época donde las personas se sienten incómodas consigo mismas y esto puede afectar su estado de ánimo. Algunos días pueden estar súper felices, mientras que otros pueden estar bajoneados y sin ganas de hacer nada. Todo esto es normal. Sin embargo, cuando estos cambios de estado de ánimo son recurrentes y afectan el día a día de la persona, podrían ser indicadores de algún problema de salud mental como depresión. Es importante conocer acerca de ella para poder identificarla lo antes posible y poder tomar acción antes de que se empeore.

¿Qué es la depresión en la adolescencia?

A pesar de que la depresión puede darse en cualquier edad, la depresión en la adolescencia suele presentar algunos síntomas diferentes a los que se dan en la adultez. La depresión en la adolescencia es un problema de salud mental grave que puede afectar el desarrollo de la persona, tanto físico como psicológico. La depresión afecta la manera de pensar y sentir del adolescente, así como sus intereses y deseos.

En la adolescencia, las personas experimentan presiones que los demás no lo hacen, tales como las expectativas académicas, la presión social de sus compañeros, los cambios hormonales, físicos y psicológicos que ocurren en sus cuerpos, y más. Todas estas presiones pueden jugar un rol importante en el desarrollo de la depresión y pueden afectar significativamente la salud mental del adolescente.

La depresión en la adolescencia se define igual que la depresión como la conocemos: sentimientos de angustia, desesperanza o tristeza que afectan nuestros pensamientos, emociones o conductas y que están presentes por un tiempo prolongado. En la adolescencia, la depresión afecta la manera de actuar de la persona, sus intereses, su energía y su deseo de hacer las cosas.

Diferencia entre depresión y tristeza

Es muy común escuchar a una persona que está triste decir «estoy deprimida». Sin embargo, esto es una gran equivocación ya que la tristeza y la depresión no son lo mismo. Por un lado, la tristeza es un estado de ánimo que se da como respuesta a una situación como la pérdida de algo o alguien, experimentar algo doloroso, etc. La tristeza, al ser un estado de ánimo, suele ser pasajera y no durar mucho tiempo. Por otro lado, la depresión es un trastorno de estado de ánimo que afecta, significativamente, el día a día de la persona. Al ser un trastorno, la depresión no solo manifiesta tristeza, sino también otros síntomas como la pérdida de apetito, dificultades para dormir, pérdida de interés en las actividades que antes causaban mucho interés, etc. Además, la depresión no es pasajera y suele estar presente por más de dos semanas.

Tenemos que tener cuidado de confundir la tristeza con la depresión ya que al hacerlo, quitamos la importancia y la gravedad de la depresión. Si pensamos que la depresión es igual que la tristeza, también tenemos la idea errónea de que debemos poner de parte para que se vaya. No obstante, la depresión es un trastorno que no depende de la voluntad de la persona para mejorar. La depresión suele necesitar de la ayuda de un profesional de la salud mental para mejorar. Por ende, es importante diferenciar ambos términos y utilizarlos de la manera correcta.

Síntomas de depresión en adolescentes

En los adolescentes, la depresión suele manifestarse por el cambio de actitud de la persona y la falta de interés por hacer las actividades que antes le gustaba hacer. El adolescente suele tener un cambio en sus emociones y sus comportamientos, los cuales no son comunes en esa persona. Además, el área social, académico, familiar suele verse afectado significativamente.

Algunos de los síntomas que los adolescentes suelen presentar al experimentar depresión son:

Cambios emocionales:

  • Tristeza o llanto sin tener una razón en específico
  • Irritabilidad, ira o frustración
  • Sentimientos de desesperanza
  • Baja autoestima
  • Pérdida de interés por las actividades que le gustaba hacer antes
  • Pérdida de interés por socializar con sus compañeros
  • Sentimientos de culpa
  • Sensibilidad extrema por el rechazo o el fracaso
  • Ideación suicida
  • Pensamientos de que la vida no tiene sentido
  • Dificultad para concentrarse y/o mantener la atención
  • Enojo

Cambios de conducta:

  • Dificultad para dormir o dormir demasiado
  • Pérdida o aumento de apetito
  • Disminución o aumento de peso sin que se deba a algún tipo de dieta
  • Quejas frecuentes de dolores en el cuerpo como dolor de cabeza, dolor de espalda, dolor de barriga, etc
  • Bajo rendimiento académico
  • Menos atención a la higiene personal
  • Reacciones de ira
  • Aislamiento social
  • Agitación
  • Consumo de alcohol o drogas
  • Autolesiones
  • Plan o intento suicida

Es importante recordar que al ser un trastorno, estos síntomas pueden variar dependiendo del caso y que los mismos suelen estar presentes por un tiempo prolongado. Si conoces a alguien que tenga algunos de estos síntomas, es importante que busques ayuda con un profesioanl de la salud mental lo antes posible.

¿Cuál es el vínculo entre la depresión y el rendimiento académico?

Como mencionamos antes, los adolescentes experimentan presiones externas que pueden jugar un rol en el desarrollo de la depresión. Las expectativas académicas y el rendimiento que tiene el adolescente académicamente suele ser una de estas. Si el rendimiento académico de la persona es bajo, es posible que el adolescente comience a sentir culpa o inutilidad. De igual forma, puede comenzar a sentir que es un fracaso y que no puede hacer nada de lo que se espera que haga. Si bien, todos estos son solo sentimientos, si no se manejan en el momento que deben manejarse, los mismos pueden convertirse en síntomas de depresión.

Por otro lado, si el adolescente ya tiene depresión, es probable que el rendimiento académico se vea afectado notablemente ya que el mismo necesita de habilidades como la concentración, la disciplina, el interés, la energía, etc. Todas estas habilidades se ven afectadas por la depresión, por lo que el rendimiento académico suele bajar, significativamente, cuando el adolescente sufre de depresión.

¿Cómo afrontar la depresión en el entorno académico?

La depresión suele afectar todas las áreas de la vida del adolescente. Por ende, es importante que cuando se diagnostica depresión en un adolescente, la misma se trabaje de forma integral con los profesores, los psicólogos del colegio, el psicólogo que diagnosticó la misma y su familia. La depresión mejora siempre y cuando todos trabajen en la misma línea y con los mismos objetivos. En cambio, si el psicólogo dice una cosa, los profesores hacen otra y la familia piensa algo diferente, el adolescente no podrá tener la ayuda necesaria para superar su depresión y tendrá más confusiones que antes.

La depresión no es sentir tristeza. La depresión es un trastorno de estado de ánimo que puede llegar a ser muy grave para la persona que lo sufre. Por eso, si conoces a alguien que la sufra, busca ayuda de inmediato con un psicólogo clínico que sepa sobre el tratamiento de la misma. La depresión es un trastorno que puede llegar a discapacitar a la persona por completo. Por ende, es importante buscar apoyo en cuanto se manifieste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot