¿Cómo prevenir la violencia intrafamiliar?

Comparte
Violencia Intrafamiliar
Madre e hija víctimas de violencia intra familiar

La violencia intrafamiliar es un problema mundial que no distingue el nivel socioeconómico, la cultura, la religión o la educación. Es un problema que trae consecuencias graves a la salud mental y, en muchos casos, a la salud física de los involucrados. Si bien, las estadísticas muestran que es más común que los agresores sean hombres, existen varios casos donde la mujer es la agresora también. Al ser un problema mundial, es importante conocer acerca de la violencia intrafamiliar para poder prevenirla lo antes posible. A continuación, te contamos todo acerca de ella.

¿Qué es violencia intrafamiliar?

El concepto de violencia intrafamiliar se refiere a un patrón repetitivo de conductas abusivas que una persona comete dentro del espacio familiar, perjudicando la vida, la integridad física y/o psicológica de uno o varios miembros familiares. Existen varios tipos de violencia intrafamiliar, sin embargo todos ellos se caracterizan por el abuso de poder y el daño intencional. De igual forma, la violencia tiene como objetivo controlar a los miembros de la familia hasta tal punto de dejarlos completamente vulnerables y sin decisión propia sobre sus vidas. Como mencionamos antes, la violencia intrafamiliar es un patrón de conductas, lo cual significa que no son conductas ocasionales sino una modalidad de relacionarse ya instalada dentro de la familia. Al ser un patrón de conductas, las personas involucradas entran en un ciclo del cual es difícil salir sin la ayuda o guía de un profesional.

Tipos de violencia intrafamiliar

Cuando hablamos de violencia, tendemos a pensar en golpes físicos. No obstante, existen otros tipos de violencia o abuso intrafamiliar que pueden tener consecuencias igual o más profundas que la violencia física. A continuación, te contamos acerca de los diferentes tipos de violencia intrafamiliar que existen.

  • Violencia física: Este tipo de violencia es la más fácil de identificar ya que aborda cualquier tipo de golpe, rasguño, jaloneo o empujón. Este tipo de abuso suele dejar marcas físicas en el cuerpo de la víctima como morados y/o lastimados. En casos severos, la violencia física puede llevar a la muerte de la víctima.
  • Violencia emocional o psicológica: El abuso emocional es aquél que se da por medio de insultos, intimidación, denigración, invalidación, críticas, culpa, celos y/o humillación. El abuso emocional no es tan fácil de identificar como la violencia física ya que la misma deja secuelas psicológicas como ansiedad, baja autoestima, miedo, culpa, depresión, inseguridad, y otros.
  • Violencia sexual: Este tipo de violencia se da cuando el/la agresor/a obliga a la otra persona a realizar actos sexuales en contra de su voluntad. De igual forma, se considera violencia sexual cuando el/la agresor/a agrede a la otra persona durante un acto sexual.
  • Negligencia: Este tipo de abuso se da cuando el/la agresor/a no cuida y no es diligente con sus familiares. Un ejemplo de negligencia es no proveer la alimentación necesaria a lo/as hijo/as.
  • Violencia económica: El abuso financiero se da cuando una persona ejerce poder y control sobre la economía del hogar. Por ejemplo, el/la agresor/a impide que la otra persona tenga un trabajo estable o le obliga a pedir permiso para utilizar el dinero. Todo aquello que limite a la otra persona el acceso de dinero es considerado como violencia económica.

Si bien, cada tipo de violencia tienen sus diferencias entre sí, todas perjudican la vida de las personas que las sufren. De igual forma, el abuso es un patrón de conductas que se repiten en el tiempo, por lo que si se identifica que existe algún tipo de violencia, es importante tomar acción lo más pronto posible. El primer paso para tomar acción es hablar con un/a psicólogo/a.

Factores que pueden desencadenar violencia intrafamiliar

Existen varios factores de riesgo que juegan un rol importante en el desencadenamiento de la violencia intrafamiliar. Te contaremos sobre algunos de ellos:

  • Haber experimentado algún tipo de abuso en la infancia
  • Abuso de sustancias (alcohol y/o drogas)
  • Desempleo
  • Trastornos de personalidad
  • Conflictos de pareja y/o familiares
  • Falta de sanciones para los agresores
  • Matrimonios forzados
  • Estrés

Estos son factores que pueden desencadenar la violencia intrafamiliar. Es importante recalcar que la violencia intrafamiliar se convierte en un círculo vicioso donde los comportamientos, tanto del agresor como de la víctima, se vuelven un patrón repetitivo. Este círculo vicioso está compuesto por 3 etapas o fases:

  1. Fase de acumulación de tensión: Durante esta fase, la tensión incrementa dentro del espacio familiar. En esta fase, los miembros de la familia sienten que deben «caminar sobre huevos» para no molestar al agresor/a y prevenir que el/la mismo/a explote.
  2. Fase de explosión: En esta fase, el/la agresor/a explota. Es aquí donde la violencia llega a su máxima potencia y donde la víctima siente que ya no puede aguantar más.
  3. Fase de luna de miel: En esta fase, el/la agresor/a muestra arrepentimiento por haber sido violento y pide perdón. Usualmente, la víctima lo perdona y el ciclo se repite.

Durante todas estas fases, los factores de riesgo antes mencionados incrementan las probabilidades de que se llegue a la fase de explosión más rápido. Al ser un ciclo, es importante cortar de raíz una vez identificado.

¿Qué puedo hacer para prevenir la violencia intrafamiliar?

Como mencionamos anteriormente, la violencia intrafamiliar se convierte en un círculo repetitivo del cual es difícil salir. Sin embargo, existen medidas que se pueden tomar para prevenir la violencia intrafamiliar.

  • Conocer las señales de abuso para poner un pare antes de que se vuelva un ciclo vicioso
  • Incentivar la autonomía económica
  • Incentivar las normas sociales que promuevan la equidad de género
  • Educar métodos de crianza que no requieran de violencia
  • Informar los tipos de abuso
  • Dar acceso a grupos de apoyo
  • Ir a terapia psicológica

Cuan más rápido identifiques que estás viviendo una situación de abuso, más rápido lograrás salir de ella, previniendo secuelas psicológicas profundas. Una persona que está dentro de una situación similar tiende a pensar que las cosas mejorarán con el tiempo. Sin embargo, es probable que la situación se mantenga igual y hasta se empeore. Si identificas que estás viviendo violencia intrafamiliar, es importante que busques ayuda de inmediato. El abuso se repite, auú si crees que las cosas van a mejorar.

Dentro de la psicología clínica, el abuso es un tema recurrente. Existen profesionales que están listos para ayudarte y con la mejor preparación. Prioriza tu vida y tu salud mental, no te quedes en una situación sin salida.

One response to “¿Cómo prevenir la violencia intrafamiliar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *