Consejos para mejorar la comunicación con tus hijos

Comparte
Padres conversando con su hija mientras disfrutan en el parque

Todo padre quiere lo mejor para sus hijos. Y aunque no lo crean, la manera en cómo se comunican con ellos juega un rol extremadamente importante en el bienestar presente y futuro de los mismos. Por más que pensemos que son solo palabras, la comunicación es fundamental para el desarrollo de los hijos. Una comunicación adecuada y saludable resulta en un niño con una autoestima sana, con seguridad, confianza en sí mismo y con muchos otros atributos contribuyentes a la salud mental. Por esto, es importante considerar algunos puntos básicos para tener una comunicación saludable con tus hijos y poder mejorarla. A continuación, te daremos algunos consejos para tener una buena comunicación con tus hijos.

¿Cómo fortalecer esta comunicación?

Algo muy positivo acerca de la comunicación es que la misma puede mejorar o fortalecerse en el tiempo poniendo en práctica los siguientes consejos. Si aplicas estos consejos constantemente, la comunicación asertiva y saludable se volverá un hábito que aportará a la salud mental de tus hijos, de la familia y la tuya también. Si después de leer estos consejos, crees que aún necesitas una guía para tener una buena comunicación con tus hijos o tienes dudas de cómo ponerlos en práctica, es importante que hables con un psicólogo clínico que sepa acerca de este tema para que pueda ayudarte en el camino.

Dale importancia a lo que dice tu hijo

Muchas veces los hijos hablan de cosas que pensamos que no son importantes. Sin embargo, es fundamental que si tu hijo quiere decirte algo o contarte algo, le prestes toda tu atención y que lo trates con la misma importancia que tu hijo le está dando. Darle importancia no quiere decir responder exaltadamente o exageradamente. Darle importancia quiere decir escuchar activamente lo que te está diciendo, entender lo que necesita tu hijo al contarte lo que te está contando y brindarle el apoyo que requiere.

Sé accesible para tus hijos

La manera más adecuada de mejorar la comunicación con tus hijos es estar accesible para ellos. Esto quiere decir que debes estar presente cuando necesiten hablar o contarte algo. Muchas veces los días pasan y no les damos tiempo a nuestros hijos de dialogar con nosotros. Tal vez estamos muy ocupados o priorizamos otras cosas antes que esto. No obstante, la comunicación es sumamente importante para el desarrollo de los niños, por lo que debemos dar un tiempo de nuestros días para hablar con ellos, dejar que nos cuenten lo que quieran contarnos y nosotros también hablarles de nuestras cosas.

Escucha sin juzgar

Muchas veces pensamos que escuchar a los hijos es hablar con ellos y seguirles la conversación. Pero, hay una diferencia muy grande entre hacer esto y practicar la escucha activa. La escucha activa consiste en escuchar a la otra persona con la mente abierta, sin prejuicios, juicios ni interrupciones. De igual manera, la escucha activa es aquella que busca el entendimiento de los sentimientos del otro. Cuando tus hijos quieran contarte algo, es importante que escuches activamente y trates de entender lo que están sintiendo sin dar juicios de valor ni asumir lo que quieren decir. De esta forma, ellos se sentirán entendidos, escuchados y apoyados.

Sé empático

La empatía es la capacidad de ponerse en los zapatos del otro. A veces escuchamos a nuestros hijos y pensamos que lo que nos está diciendo no es tan importante. Sin embargo, si para tu hijo es importante, debes intentar entender por qué lo es y tratar de entender cómo se siente al respecto. Por ejemplo, si tu hijo perdió su peluche favorito, puede que esté sufriendo. Para ti puede ser una tontería, pero entender el sufrimiento de tu hijo por perder su peluche es importante para que el se siente entendido y apoyado.

Cuéntale de tu vida también

Muchas veces tratamos de interrogar a nuestros hijos para que nos cuenten cosas. Pero, debemos tener en cuenta que una buena comunicación no necesita de interrogaciones. Una buena comunicación es la que se basa en un diálogo. Y para que haya un diálogo, es importante que ambas partes tengan la confianza de contarse cosas. Por esto, te aconsejamos que le cuentes algo de tu día a tus hijos. De esa forma, ellos también se sienten una parte importante de tu vida y se sienten importantes. Si quieres que tu hijo se comunique contigo, dale el ejemplo y cuéntale cosas de tu vida también.

Ayúdale a entender sus emociones

Cuando los niños están desarrollandose, su cerebro también lo está. Tendemos a equivocarnos y pensar que cuando los bebés comienzan a hablar, ya son capaces de razonar y que su cerebro está 100% desarrollado. Pero esto no es así. El cerebro racional es el último en desarrollarse y el cerebro emocional es aquél que predomina. Por esto, es importante que cuando tu hijo te cuenta algo, le ayudes a entender sus emociones poniéndole un nombre o siendo empático. Digamos que tu hijo te cuenta que sus amigos le pegaron en la guardería. La mejor manera de comunicarte con él es preguntarle qué es lo que sintió. Si tu hijo no logra decir qué sintió, puedes intentar diciéndole «me imagino que esto te hizo sentir triste/bravo/mal…». Esto permitirá que tu hijo vaya conociendo las emociones y cómo se siente cada una.

Pregúntale qué necesita de ti

Muchas veces asumimos lo que nuestros hijos necesitan de nosotros. Pero para que haya una comunicación saludable entre tus hijos y tú, es importante que le preguntes qué necesita de ti. ¿Necesita tu apoyo? ¿Necesita tu protección? ¿Necesita que le defiendas? ¿Necesita tu ayuda? ¿Necesita hablar? ¿Qué necesita? Estas son las preguntas que debes hacerle o que debes tratar de entender para poder satisfacer lo que realmente necesita tu hijo y darle la importancia necesaria.

Controla tus reacciones o impulsos

A veces nuestros hijos nos cuentan cosas que nos hacen reaccionar. Es normal, somos humanos. Sin embargo, es importante que sepas regular tus emociones para que tu hijo no se sienta mal o con miedo de contarte futuras cosas. Regular tus emociones no quiere decir evadirlas, pero sí manejarlas de una manera que tu hijo no se sienta atacado. Puedes conversar con él y decirle qué sientes al escuchar eso para que él también vaya desarrollando la empatía.

La comunicación es algo que se debe trabajar constantemente. Estos son solo algunos consejos que podemos darte para fortalecer la comunicación con tus hijos y mejorarla si es necesario. Existen muchas otras formas en las que puedes mejorar la comunicación con tus hijos, de las cuales puedes aprender yendo a terapia y con la guía de un profesional. Te motivamos a que hables con un psicólogo clínico quien podrá ayudarte en temas como: la empatía, la regulación emocional, el entendimiento, las emociones, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot