Dificultades sexuales en las relaciones de pareja

Comparte
Dificultades sexuales en las relaciones de pareja

Las dificultades y disfunciones sexuales son más habituales de lo que uno cree. Lamentablemente, el tema sigue siendo tabú en la sociedad y por eso nadie habla de ello. Pero al ser tan comunes, es importante informarnos sobre el tema, saber qué son y qué podemos hacer si tenemos alguna.

¿Qué son las dificultades y disfunciones sexuales?

Las dificultades o disfunciones sexuales son distintas patologías o circunstancias que no permiten relaciones sexuales placenteras. Algunas de estas circunstancias pueden ser dolores, dificultades para excitarse, problemas para alcanzar el orgasmo, tener orgasmos precoces, etc. Generalmente, las dificultades o disfunciones sexuales aparecen cuando existen conflictos dentro de la pareja y hay una dinámica disfuncional. Sin embargo, esto no es una regla, por lo que parejas que están bien también pueden presentar este tipo de dificultades.

La respuesta sexual de un ser humano está dividida en fases. Cuando existe una dificultad o disfunción sexual, alguna de estas fases falla, resultando en una imposibilidad de tener relaciones sexuales placenteras. A continuación, te contamos acerca de estas fases.

¿Cuáles son las fases de la respuesta sexual?

Existen cinco fases de la respuesta sexual:

  1. Deseo: La predispocisión que alguien tiene para buscar o recibir una posible estimulación sexual.
  2. Excitación: Respuesta física ante la estimulación sexual. Esto se nota en los genitales, los pezones, el rubor facial, el ritmo cardíaco.
  3. Meseta: Estado de exitación que es estable y que puede variar en su duración.
  4. Orgasmo: Este es el punto clímax de la respuesta sexual y donde se libera la tensión sexual.
  5. Resolución: Esta es la fase donde el cuerpo regresa a su estado normal después de haber llegado al orgasmo.

Como mencionamos antes, cuando existe una dificultad o disfunción sexual, uno de estas fases falla.

¿Cuáles son las dificultades más comunes en las relaciones?

Aunque no lo imaginamos, las dificultades o disfunciones sexuales son más habituales de lo que creemos. No obstante, no sabemos de ellas porque siguen siendo estigmatizadas y la gente tiene vergüenza de hablar de ellas.

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz ocurre cuando el hombre eyacula antes de lo que él o su pareja desea. Si bien, la mayoría de hombres puede experimentar eyaculación precoz alguna vez, la disfunción se diagnostica si:

  • Siempre se eyacula en menos de un minuto después de la penetración
  • No se puede retardar la eyaculación
  • Evitas la intimidad sexual por miedo o angustia de que esto suceda

La eyaculación precoz puede tratarse por factores biológicos como psicológicos. Es importante encontrar la raíz de la misma ya que, de esa forma, se podrá encontrar el tratamiento adecuado. También, es importante mencionar que muchas veces se confunde tener eyaculación precoz porque hay el mito de que una relación sexual debe durar un largo tiempo. Por lo tanto, es importante analizar si lo que está sucediendo es realmente una disfunción o no.

Disfunción erectil

La disfunción erectil es la incapacidad, persistente y recurrente, que tiene un hombre de tener o mantener una erección adecuada durante la relación sexual. Se lo considera un trastorno mental ya que es diagnosticado una vez se haya descartado cualquier problema fisiológico que impida la erección. Puede ser situacional como generalizado. Si es situacional, la disfunción aparece en situaciones específicas. Mientras que si es generalizado, ocurre a todo momento que se quiera tener una relación sexual.

La disfunción erectil suele generar mucho estrés, angustia y malestar en la persona y en la pareja. Además, suele causar conflictos dentro de la pareja porque, generalmente, la pareja tiende a culpar o sentir que él no la desea. Por eso, es importante que si se identifica una disfución como tal, se busque ayuda lo más pronto posible para encontrar la raíz del problema.

Dificultad para alcanzar el orgasmo

La dificultad para alcanzar el orgasmo o la anorgasmia se refiere a la incapacidad de llegar al orgasmo o al clímax de la relación sexual. Generalmente, más mujeres que hombres padecen de esta disfunción. Sin embargo, es importante mencionar que esto suele suceder ya que existe una brecha orgásmica donde el hombre eyacula un 90% de las veces mientras que la mujer solo un 30%. Si bien, es una dificultad bastante habitual, la misma suele ser resultado de los siguientes factores:

  • No se alcanza la exitación suficiente para alcanzar el orgasmo
  • No existe la comunicación necesaria para que la pareja sepa qué le gusta y qué no
  • La relación se concentra solo en el coito y no en el preludio
  • Existe demasiada presión de que se llegue al orgasmo y no hay fluidez en la relación sexual

Diferencias en el deseo sexual

Está dificultad aparece cuando un miembro de la pareja suele tener más deseo sexual que el otro. Muchas veces, uno de ellos busca tener relaciones sexuales con más frecuencia y la otra persona rechaza o evade esos momentos. Esto causa que existan conflictos dentro de la pareja porque uno de ellos se sentirá rechazado y el otro se sentirá invadido. Si existe este tipo de dificultad, es importante buscar ayuda para encontrar la razón por la que existe esta diferencia de deseo.

Vaginismo y dispareunia

Por un lado, el vaginismo ocurre cuando hay una contracción involuntaria de los músculos de la pelvis, imposibilitando la penetración del pene en la vagina. No solamente pasa con el pene, si no también con los dedos, la copa menstrual, los tampones o cualquier otro objeto. Esto suele suceder porque la mujer tiene miedo a la penetración o ha experimentado algún trauma en el pasado.

Por otro lado, la dispareunia ocurre cuando, al penetrar el pene, la mujer siente un dolor intenso vaginal. Esto dificulta encontrar placer en la relación sexual. Generalmente, esta disfunción es causada por algún problema físico, por lo que es importante ir a un médico para revisarlo.

Importancia de la comunicación

Como mencionamos antes, existe un estigma muy grande alrededor de las disfunciones sexuales. Es un tema que sigue siendo tabú en nuestra sociedad y, como resultado, las personas no hablan de ello. Es importante que las dificultades sexuales seaj comunicadas en pareja ya que la comunicación es parte de la intimidad. Si no se comunica lo que nos gusta, preocupa, da miedo, etc, es probable que las personas no logren vivir una vida sexual plena.

Si no sabes cómo comunicarte con tu pareja o tienes miedo de hacerlo, es importante que converses con un profesional de la salud mental ya que esta persona podrá guiarte sin juzgar u opinar. Un psicólogo podrá ayudarte a encontrar la raíz del problema, podrá ayudarte a comunicarlo con tu pareja y podrá guiarte a posibles soluciones. La sexualidad es un área para disfrutar plenamente. No dejes que una dificultad o disfunción, que SÍ tiene una solución, dañe esto para ti o tu pareja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot