Falta de deseo sexual

Comparte
Falta de deseo sexual en la relación de pareja

El deseo sexual o el interés por tener conductas sexuales es algo que aparece, normalmente, durante la pubertad y fluctúa a lo largo de la vida. Algunas personas tienen más deseo sexual, mientras que otras tienen menos. Sin embargo, existen casos donde la falta de deseo sexual está presente y esto ocasiona problemas en la pareja, baja autoestima, dificultades para tener relaciones, etc. Por eso, es importante conocer acerca de ello y saber cuándo se debería pedir ayuda.

¿Qué es la falta de deseo sexual?

La falta de deseo sexual hace referencia al nivel bajo de interés de tener relaciones sexuales. La persona con falta de deseo sexual no responde a la voluntad o deseo sexual de la pareja, lo cual, generalmente, causa conflictos entre ellos. Si bien, hombres y mujeres pueden sufrir de falta de deseo sexual, la misma es más común en mujeres, con un 22%-51% de prevalencia. Es normal que el deseo sexual fluctúe en el tiempo, pero la falta de deseo sexual es un problema que debe ser evaluado y revisado por un profesional.

¿Cuáles son las causas de la falta de deseo sexual?

Las causas de la falta de deseo sexual pueden ser físicas como psicológicas:

Causas físicas:

  • Alteraciones hormonales
  • Consumo de medicamentos
  • Consumo de sustancias
  • Enfermedades crónicas
  • Enfermedades metabólicas
  • Cirugías

Causas psicológicas:

  • Disfunciones sexuales
  • Conflictos de pareja
  • Estrés o preocupaciones constantes
  • Trastornos del estado de ánimo
  • Cansancio crónico
  • Inseguridades
  • Vida sexual poco satisfactoria
  • Monotonía en la relación
  • Baja autoestima
  • Antecedentes de abuso
  • Experiencias negativas en relaciones sexuales pasadas

Es importante que la persona que sufre de falta de deseo sexual realice una evaluación completa para llegar a la raíz del problema. Primero, es recomendable descartar cualquier problema físico y después indagar en la parte psicológica. Es fundamental que la evaluación la hagan profesionales de la salud que sepan guiar a la persona de manera profesional.

Tipos de falta de deseo sexual

Existen diferentes tipos de falta de deseo sexual que se diferencian por el momento que aparecen y las personas con las que se da:

  • Falta de deseo sexual primaria: Generalmente, aparece en la adolescencia y se prolonga en la adultez. Se caracteriza por la incapacidad de tener fantasías sexuales, tener escasas conductas sexuales y poco interés sexual.
  • Falta de deseo sexual secundario: La persona disfruta un deseo sexual normal a lo largo de su vida hasta que deja de tener interés por ello.
  • Falta de deseo sexual generalizada: La falta de deseo sexual se generaliza a cualquier persona con la que haya contacto sexual
  • Falta de deseo sexual situacional: La falta de deseo sexual aparece solo en ciertas ocasiones y con ciertas personas.

Es importante determinar cada caso y el tipo de falta de deseo sexual que se está presentando para poder entender el problema de mejor manera. Por ejemplo, si el tipo es secundario, entonces habrá que analizar cuándo se dejó de tener deseo sexual y por qué. En cambio, si es primario, tal vez haya algún problema orgánico que no ha permitido que la persona disfrute de un deseo sexual nunca.

¿Se puede prevenir la falta de deseo sexual?

Lamentablemente, la falta de deseo sexual no es un problema que se puede prevenir ya que puede aparecer en cualquier momento. Es fundamental conocer las causas de la falta de deseo sexual ya que algunas de ellas sí se pueden prevenir. Por ejemplo, los conflictos de pareja se pueden prevenir con comunicación asertiva, respeto, etc. También, es importante prestar atención al deseo sexual para identificar cuándo existe algún problema.

Tratamiento para la falta de deseo sexual

En primer lugar, para encontrar el tratamiento adecuado, es importante evaluar la verdadera causa de la falta de deseo sexual. Para esto, es importante hacer una evaluación física para descartar algún problema orgánico y una evaluación psicológica para analizar el problema con mas profundidad. Una vez que se haya identificado las causas principales de la falta de deseo, existen varios tratamientos que se pueden utilizar:

  • Tratamiento farmacológico: Hay casos en los que se administran dosis de testosterona para despertar el deseo sexual de la persona. Por otro lado, si la causa es por un problema orgánico, se puede administrar fármacos que ayuden a solucionar el problema orgánico.
  • Refuerzos positivos: Favorecer el erotismo mediante refuerzos y estimulación.
  • Abordar vías de placer: Existen vías neuronales que están estrechamente relacionados con el deseo sexual. En este tratamiento, se intenta despertar estas vías neuronales con estímulos gratos en el encuentro sexual.
  • Terapia psicológica: La terapia psicológica puede ser individual o de pareja, dependiendo de cuál sea la causa del problema. Por ejemplo, si la falta de deseo sexual es por conflictos de pareja, es importante que la terapia sea de pareja para tratarlos.

Sea cual sea el tratamiento que se administre, es importante que un profesional sea quien guíe el mismo. Así como con cualquier trastorno, la falta de deseo sexual no se puede auto-diagnosticar ni auto-tratar.

La falta de deseo sexual puede solucionarse siempre y cuando identifiquemos que es un problema y encontremos la raíz del mismo. En Psiconnect, tenemos psicólogos que pueden ayudarte con esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot