Los pensamientos negativos y su impacto en la salud

Comparte
Mujer pensando cómo manejar sus pensamientos negativos
Mujer pensando cómo manejar sus pensamientos negativos

¿Te ha pasado que vas a dar un examen y comienzas a pensar que te va a ir mal? Comienzas a pensar que debiste estudiar más, que si no pasas este examen no podrás tener un futuro próspero o que habrás perdido el tiempo, y así, un sin fin de pensamientos te vendrán a la cabeza que afectarán tu rendimiento en el examen. Todos estos pensamientos son ejemplos de pensamientos negativos. A continuación, te explicaremos todo acerca de ellos.

¿Qué son los pensamientos negativos?

Los pensamientos negativos son pensamientos conscientes o inconscientes que aparecen como respuesta a nuestro alrededor. Estos pensamientos son pesimistas, irracionales, contraproducentes y, como lo dice su nombre, negativos. Todas las personas tenemos pensamientos negativos. Sin embargo, aquellas que tienen pensamientos negativos recurrentes tienen dificultades para ver los aspectos positivos de una situación y tienden a pasar mal durante el resto del día por ellos. Generalmente, la persona no se da cuenta de los pensamientos que está teniendo, pero sí de cómo se siente. Es por esto que se dice que los pensamientos negativos tienen el poder de dominar la mente y afectar la manera en que la persona piensa, siente y actúa. Por ejemplo, la depresión y la ansiedad son trastornos donde los pensamientos negativos juegan un rol importante. Por eso, es importante aprender a reconocer estos pensamientos y adquirir estrategias que permitan manejarlos adecuadamente.

¿Cómo se forman los pensamientos negativos?

A pesar de que pareciera que los pensamientos negativos aparecen espontáneamente, no es así. Los pensamientos negativos están directamente relacionados a las creencias de cada persona. Desde la infancia, las personas desarrollan ideas sobre ellos/as mismos/as, los/as demás y el mundo en general. Estas ideas se van formando en «verdades absolutas» o creencias, en donde las cosas son porque son y no hay mucho que analizar. Al ir creciendo, las personas comienzan a tener pensamientos sobre su alrededor que son influenciados por las creencias que han desarrollado. Estos pensamientos son conocidos como pensamientos automáticos, de los cuales algunos pueden ser negativos.

No todos los pensamientos negativos son iguales. Cada persona difiere en sus creencias y en su manera de percibir el mundo que lo/la rodea, por ende, los pensamientos negativos también son diferentes. Sin embargo, existen características en común que permiten categorizar los pensamientos negativos. A continuación, te nombramos algunos:

  • Asumir y llegar a conclusiones
  • Generalizar
  • Ser catastrofista
  • Culpabilizarse
  • Tener expectativas poco realistas
  • Minimizar las cosas positivas
  • Pensar en blanco o negro

¿Cómo influyen los pensamientos negativos a la salud?

Como mencionamos antes, todos tenemos pensamientos negativos. No obstante, no todos tenemos la capacidad de hacer un análisis crítico de esos pensamientos para ver si son realmente ciertos o no. Por ejemplo, al leer este texto, tal vez pensemos «no entiendo nada», pero después nos damos cuenta de que, tal vez, no entendimos solo una parte. Entonces, re-leemos esas parte, la entendemos, y seguimos con la lectura. Al no tener esta capacidad de analizar la veracidad del pensamiento, la manera de pensar, sentir y actuar de las personas es significativamente afectada. Siguiendo con el mismo ejemplo, la persona que no logra darse cuenta de que no entendió solo una parte del texto y piensa que no entiende nada, seguramente se sentirá frustrada, irritada, incapaz y dejará de leer textos como estos.

Los pensamientos negativos influyen en cómo nos percibimos a nosotros/as mismos/as y al mundo que nos rodea. De igual forma, los pensamientos negativos afectan nuestros sentimientos, conductas y experiencias. Si no tenemos la capacidad de identificar, evaluar y responder de manera adecuada a estos pensamientos, es posible que comiencen a afectar nuestra salud mental. Si pensamos negativamente en todo, es muy probable que desarrollemos trastornos como: la depresión, la ansiedad, trastornos alimenticios u otros. Por eso, es importante aprender a reconocer estos pensamientos para poder manejarlos de manera saludable y no dejar que afecten nuestra salud.

¿Cómo controlar los pensamientos negativos?

Si bien, no podemos controlar la aparición de los pensamientos negativos, podemos aprender a identificarlos y evaluarlos para responder ante ellos de manera adaptativa y saludable. La mayoría de veces, el pensamiento negativo no es identificado fácilmente, pero la emoción que causa sí. Entonces, lo primero que debemos hacer es analizar qué es lo que nos hizo sentir así para identificar el pensamiento que estuvo detrás de esa emoción. Una vez identificado, podrás analizar qué tan veraz es ese pensamiento. Para hacer esto, puedes pensar en momentos que contradigan al pensamiento negativo y te hagan entender que ese pensamiento no es así. Si entrenas a tu mente a hacer este ejercicio, este se volverá automático y los pensamientos negativos no tendrán un efecto tan fuerte en ti.

Pongamos un ejemplo; digamos que vas al supermercado y tienes una discusión con el señor de la caja. De repente, sientes una tristeza profunda. Analizas por qué te sientes tan triste e identificas que lo que te hace sentir así es que piensas que nadie te quiere. Puedes quedarte con este pensamiento negativo y sentirte mal. Pero también puedes preguntarte ¿es verdad? Para responder a esta pregunta, puedes pensar en todos esos momentos en donde alguien te ha dicho que te quiere o que te has sentido querido/a. Cuando lo hagas, seguramente te darás cuenta que la semana pasada alguien te dijo que te quiere. Esto contradirá a tu pensamiento negativo y probablemente dejes de sentir tanta tristeza.

¿Se puede cambiar un pensamiento negativo?

Al estar relacionados con nuestras creencias, es posible cambiar los pensamientos negativos si trabajamos en las creencias que lo están produciendo. La terapia cognitivo conductual es el enfoque terapéutico más eficaz para trabajar en esto ya que su metodología se basa en los pensamientos automáticos y las creencias de las personas. El/la psicólogo/a que brinde terapia cognitivo conductual trabajará directamente en esas creencias que están afectando tu salud mental y te enseñará estrategias para manejar los pensamientos negativos. Con el tiempo, aprenderás a identificar, evaluar y responder a los pensamientos negativos sin la necesidad de ir a terapia. El objetivo de la terapia cognitivo conductual es que aprendas a ser tu propia guía y conozcas cómo desafiar a aquellos pensamientos que están afectando tu día a día.

No hay necesidad de sentirte mal por pensamientos que aparecen en tu mente. Recuerda que puedes aprender a manejarlos y cambiarlos por pensamientos más adaptativos.

2 responses to “Los pensamientos negativos y su impacto en la salud

  1. Con frecuencia tengo temor de que algo malo le pase a mi familia, pero cuando eso ocurre en lugar de persistir, me pongo a orar, creyendo con mucha fe, que Dios nos proteje, canto y olvidó eso que quiso atormentarme con el miedo. Pues nada me va a derrotar porque Dios me ha hecho más que vencedora por medio de su amado hijo Yahshua ❤️

    1. Hola Mari. Gracias por comaprtir tu experiencia y cómo lo afrontas con nosotros. Si además de eso deseas acompañar eso con un apoyo profesional, estaríamos encantados de apoyarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot