¿Qué es y cómo saber si tengo depresión?

Comparte

Seguramente conoces a alguien que ha expresado sentirse triste por unos momentos y lo ha llamado “depresión”. Tal vez hasta tú lo has hecho y por eso estás aquí. Pero, la depresión va más allá de eso. La depresión es un trastorno mental que requiere ser tratado, mientras que la tristeza es un estado de ánimo temporal. Antes de saber si es que estás sufriendo de depresión, es importante entenderla por completo. A continuación, te contaremos todo acerca de la depresión.

¿Qué es la depresión?

Según el Instituto Nacional de la Salud Mental o NIMH (por sus siglas en inglés) y el Manual de Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM, por sus siglas en inglés), la depresión es un tipo de trastorno de estado de ánimo. Los trastornos de estado de ánimo son variaciones en las emociones que sentimos que se caracterizan por períodos largos de tristeza, alegria y/o júbilo, dependiendo del trastorno del que se trate.

La depresión es el término con el cual nos referimos a cualquiera de los trastornos depresivos. Los trastornos depresivos o de depresión suceden cuando pasamos por sentimientos de angustia, desesperanza o tristeza; afectando nuestra forma de pensar, sentir y actuar en nuestra vida cotidiana, como cuando dormimos, comemos o trabajamos. Existen diferentes tipos de depresión, los cuales se manifiestan de diferente manera o por diferentes situaciones.

¿Cuáles son los tipos de depresión y cómo saber cuál tengo?

Como mencionamos anteriormente, la depresión es el término que usamos para referirnos a cualquiera de los trastornos depresivos. Según el NIMH, existen varios trastornos depresivos, pero los más comunes son:

  • Trastorno de depresión mayor o grave : Este trastorno se caracteriza porque los síntomas de depresión están presentes gran parte del día a día de forma constante, por no decir imparable, y además suelen ser más severos. Sus síntomas suelen interferir las actividades diarias de la persona y afectar el interés de la persona por actividades que antes le generaban placer. Para ser diagnosticado con trastorno de depresión mayor o grave, el mismo debe estar presente por lo menos dos semanas. La depresión mayor puede ser experimentada una sola vez en la vida o de forma recurrente.
  • Trastorno depresivo persistente o distimia: Este trastorno es un tipo de depresión que se caracteriza porque los síntomas suelen ser de menor intensidad o severidad, pero que son persistentes a través de los años, al menos por dos años. Las personas que sufren de distimia pueden ser personas negativas, pasivas, introvertidas, cerradas, quejumbrosas, entre otras. Habitualmente, estas personas asumen que esa es su forma de ser o simplemente que así es su estado de ánimo. Para poder ser diagnosticado de distimia la persona debería estar con un estado de ánimo depresivo gran parte del día, y de forma más continua durante 2 años o más.

Por otro lado, existen trastornos depresivos que son menos frecuentes y que suelen ser específicos de factores externos. Estos son:

  • Trastorno afectivo estacional: También conocido como SAD (por sus siglas en inglés). Es un trastorno que se presenta una vez al año, como mínimo, de forma frecuente principalmente en países occidentales donde existen cambios de estaciones. Estos se desvanecen a medida que el verano o la primavera llegan. Estos son resultado de la falta de luz solar durante las épocas mencionadas anteriormente.        
  • Depresión periparto: Este trastorno no tiene una causa definida. Sin embargo, presenta síntomas durante el embarazo o las 4 siguientes semanas después del parto (conocida también como depresión posparto).

Estos son solo algunos de los trastornos y de los especificadores que menciona el DSM. No obstante, esta información no es suficiente para evaluar y diagnosticar un caso de trastorno de depresión ya que existen diversos criterios que hay que tomar en cuenta para hacerlo.

¿Cómo saber si tengo depresión?

Teniendo como referencia a la común situación donde confundimos tristeza con depresión, podemos guiarnos para diferenciarlas y tener una idea de si es que sufrimos de depresión. Por un lado, la tristeza ocurre como respuesta a un evento específico y suele tener una corta duración pues es un estado de ánimo. La depresión, en cambio, no tiene un origen, motivo o razón específica, pero es persistente a lo largo del tiempo y se manifiesta de diversas formas.

¿Cómo se diagnostica la depresión?

Si bien, cualquier persona puede desarrollar depresión, para poder diagnosticar un trastorno como tal, se debe evaluar que los síntomas estén presentes de una forma prolongada y, por al menos, 2 semanas. Además, es importante que el diagnóstico sea realizado por un profesional de la salud mental basándose en herramientas validadas como el Manual de Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM).

Los trastornos depresivos, como mencionamos anteriormente, varían. Aunque, existen algunos criterios que deben tomarse en cuenta cuando se quiere hacer un diagnóstico. La persona que tiene depresión, suele presentar un estado de ánimo depresivo o de falta de interés y placer la mayoría de días, por lo menos dos semanas. De igual forma, suele presentar 5 o más de los siguientes síntomas:

  • Evidente reducción del interés o placer en una gran parte o todas las actividades diarias
  • Estado de ánimo depresivo gran parte del día
  • Evidente reducción del interés o placer en una gran parte o todas las actividades diarias
  • Incremento o pérdida de peso (más del 5%), sin que se deba a algún tipo de dieta
  • Incremento o reducción del apetito
  • Dificultad para poder dormir, mantenerse dormido o dormir mucho
  • Movimientos del cuerpo rápidos o retrasados, conocido también como agitación o retardo psicomotor
  • Dificultades para: concentrarse, pensar o tomar decisiones
  • Sentimientos de culpabilidad o inutilidad (de forma desmedida o inadecuada) 
  • Falta de energía o fatiga
  • Pensamientos reiterados de muerte o suicidio, intentos de suicidio o planes para hacerlo

A pesar de que estos son los síntomas principales para el trastorno depresivo mayor según el DSM, hay que tener en cuenta que pueden presentarse algunas otras señales adicionales como:

  • Reducción o pérdida del deseo sexual
  • Sentimientos recurrentes de desesperanza, tristeza o ansiedad
  • Sentimientos de “vacío” existencial
  • Altos niveles de irritabilidad e inquietud
  • Complicaciones de sueño: dormir demasiado o no “tener ganas” de levantarse temprano
  • Presencia o síntomas de trastornos mentales diferentes: ansiedad, crisis de pánico

Tal vez al leer estos criterios, te sientas identificado con algunos de ellos. Si lo haces, es importante que busques ayuda con un psicólogo clínico para que pueda evaluar tu caso. La depresión, como todo trastorno, no debe ser autodiagnosticada. Es importante que un profesional analice el caso, lo evalúe y pueda hacer un diagnóstico.

Quizás te identifiques con algunos de estos síntomas, pero sientes que falta algo o que tú lo experimentas de otra forma y esto es posible pues la depresión no es igual para todas las personas.

¿La depresión es igual en todas las personas?

Los síntomas que acabamos de mencionar son los más comunes cuando se trata de depresión. Sin embargo, esto no quiere decir que todas las personas que sufren de depresión la experimentan de la misma manera. Algunas personas podrán parecer bien a los ojos de otros, otras personas podrán ser pesimistas la mayoría de tiempo, otras personas podrán llorar recurrentemente, otras personas podrán ser funcionales en su trabajo, pero no en su vida personal, etc. La depresión no se manifiesta igual en todas las personas, por eso es tan importante que un psicólogo clínico evalúe el caso y pueda hacer un diagnóstico acertado.

Factores de riesgo para presentar depresión

Existen algunos factores que juegan un rol importante en el desarrollo de la depresión. Estos factores de riesgo son características en una persona que aumentan las probabilidades de que la misma pueda desarrollar un trastorno de depresión.

  • Antecedentes familiares: Las personas que tienen padres con trastorno de depresión suelen ser más propensas a tenerlo también.
  • Antecedentes de abuso: Las personas que han experimentado algún tipo de abuso en el pasado o que están experimentando uno en el presente pueden tener más riesgos de sufrir de depresión.
  • Presencia de otros trastornos: La presencia de otros trastornos como la ansiedad pueden causar el desarrollo de la depresión.
  • Enfermedades físicas: Algunas enfermedades físicas como enfermedades endocrinológicas o cardiovasculares pueden tener una influencia en el desarrollo de la depresión.
  • Uso de fármacos: Algunos fármacos pueden tener como efecto secundario el desarrollo de depresión.
  • Consumo de sustancias: El consumo excesivo de sustancias como alcohol y/o drogas pueden causar el desarrollo de la depresión.

¿Cómo se trata la depresión?

El tratamiento más eficaz para la depresión es la psicoterapia. La terapia cognitivo conductual y/o las terapias de tercera generación son las terapias más recomendadas para su tratamiento ya que ambas son metodologías validadas científicamente. En muchos casos, la terapia puede llegar a tener la misma eficacia que el uso de fármacos. Sin embargo, para que esto suceda, es importante que el psicólogo tenga este enfoque y tenga las certificaciones necesarias para brindarla.

Por otro lado, los fármacos también son un tratamiento que se suelen utilizar para el tratamiento de la depresión. No obstante, estos casos son más severos y deben ser guiados por un psicólogo y un psiquiatra que trabajen de la mano. Los fármacos son eficaces siempre y cuando se los acompañe con terapia psicológica.

Si has notado comportamientos o pensamientos que podrían indicar depresión en tu día a día (o de otra persona) ¡no te alarmes! Primero realiza un diagnóstico con un profesional de la salud mental y en caso de que estés sufriendo de depresión, recuerda que la puedes tratar. Si estás buscando un profesional, te sugerimos verificar que este profesional tenga un enfoque terapéutico cognitivo conductual, pues ha demostrado ser una alternativa más eficaz y asequible que el tratamiento farmacológico según varios estudios.


Nota: La depresión es un trastorno serio y debe ser abordado como tal. Este blog es una guía que proporciona información validada por fuentes como la NIMH y el DSM, sin embargo, este blog no debería ser considerado como un manual o diagnóstico definitivo para trastornos depresivos. Además, ten presente que la depresión no puede ser autodiagnosticada. Si quieres conocer más detalles acerca de los trastornos depresivos visita la página del DSM y si quieres ser atendido y diagnosticado por un psicólogo verificado puedes ingresar aquí. Sin embargo, si te encuentras en una emergencia, no esperes más ¡contacta al 911 de forma inmediata! O al número de emergencia de tu país.


9 responses to “¿Qué es y cómo saber si tengo depresión?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot