¿Qué son y cuáles son los trastornos alimenticios?

Comparte

Vivimos en un mundo en el cual se ha llegado a pensar que el cuerpo perfecto es aquel que cumple con las medidas 90-60-90 (cm). Una sociedad donde el aumento de peso suele ser criticado y la flacura suele ser glorificada. Muchas veces estos pensamientos suelen llevar a las personas a sufrir de un trastorno alimenticio. A continuación, te explicaremos brevemente qué son y cuáles son los trastornos alimenticios más comunes.

¿Qué son los trastornos alimenticios?

Los trastornos alimenticios son caracterizados por una alteración significativa en la conducta alimenticia y la preocupación excesiva por la imagen y/o peso corporal. Si bien, el síntoma se manifiesta por medio de la ingesta de alimentos, el problema suele ser de índole psicológico. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos alimenticios son cada vez más frecuentes en las edades de 12 a 24 años. Asimismo, la OMS señala que estos trastornos son problemas de salud que afectan más a las mujeres que a los hombres. Sin embargo, esto no quiere decir que los hombres están exentos de sufrir un trastorno alimenticio.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM, por sus siglas en inglés) existen dos trastornos alimenticios: la bulimia y la anorexia nerviosa. Sin embargo, en este blog hablaremos de otras dos enfermedades que también suelen desarrollarse por factores psicológicos: la obesidad y la vigorexia o dismorfia muscular. A continuación, te explicaremos acerca de ellas.

Bulimia

La bulimia o bulimia nerviosa es un trastorno de la conducta alimenticia que se caracteriza por dos conductas: el atracón y la purga. La persona que sufre de bulimia, tiene episodios de atracones donde come grandes cantidades de comida, sin control alguno. Después, por culpa y por miedo a subir de peso, se suele presentar la purga. Donde la persona realiza distintos métodos para expulsar la comida. Dentro de los más comunes están: vomitar, tomar laxantes y/o diuréticos, usar enemas o hacer ejercicio de forma excesiva.

Anorexia

A diferencia de la bulimia, la anorexia o anorexia nerviosa es un trastorno alimenticio que se caracteriza por hacer dietas extremas o dejar de comer para bajar de peso. A pesar de estar con un peso adecuado para su edad y altura, la persona que sufre este trastorno tiene una imagen distorsionada de sí mismo y tiene un miedo intenso a subir de peso. De igual manera, la persona siente tener control sobre ella misma al controlar lo que ingiere y lo que no. Al comienzo, puede ser que la persona comience sacando de su dieta los alimentos con una carga alta en calorías, pero eventualmente, la persona terminará dejando de comer por completo.

Obesidad

La obesidad no es una enfermedad que está considerada dentro del DSM ya que no se ha encontrado un patrón repetitivo de una causa psicológica. Sin embargo, la mencionamos en este apartado ya que existen casos donde factores psicológicos juegan un rol importante en su desarrollo. La obesidad es una enfermedad que se caracteriza por la cantidad excesiva de grasa corporal. De igual forma, es una enfermedad que no solo afecta a lo estético, sino también al funcionamiento fisiológico de la persona. Además, la obesidad puede estar asociada a distintos trastornos alimenticios como la bulimia nerviosa.

Vigorexia

La vigorexia, o también conocida como dismorfia muscular, es un trastorno que se caracteriza por una preocupación excesiva por el cuerpo. Las personas que sufren de vigorexia, se obsesionan con su imagen corporal y buscan aumentar su masa muscular a través de ejercicios, dietas extremas, consumo de sustancias, etc. Estas personas pueden pasar horas de horas en el gimnasio, adaptando su estilo de vida con el fin de cumplir con su objetivo de aumento de su masa muscular.

Síntomas y causas de los trastornos alimenticios

Como mencionamos anteriormente, los síntomas de los trastornos alimenticios están directamente relacionados a la ingesta anormal de alimentos. Por ejemplo, en la anorexia, la persona tiende a reducir drásticamente la ingesta de alimentos. Mientras que en la bulimia, la persona ingiere muchísima comida y para después expulsarla. Si bien, los síntomas tienen que ver con la comida, es importante mencionar que existen también síntomas psicológicos tales como tener una imagen distorsionada del cuerpo y tener miedo excesivo a subir de peso.

Los trastornos alimenticios suelen desarrollarse durante la adolescencia. Aunque, es poco común que se presenten durante la infancia, cada vez se han visto más niños con estos problemas de salud (Entérate de más detalles aquí). Generalmente, estos problemas de salud se presentan, con mayor frecuencia, en sociedades industriales donde la belleza está relacionada al peso de la persona y donde existe mayor abundancia de comida. Aparte de estos, existen algunos otros factores que juegan un rol importante en el desarrollo de estos trastornos. En primer lugar, una persona tiene más riesgo de sufrir de algún tipo de trastorno alimenticio si uno de sus progenitores sufre de uno. Segundo, la personalidad de la persona también puede incrementar los riesgos de que una persona desarrolle un trastorno alimenticio. Por ejemplo, una persona que sufre de autoestima baja puede tener más riesgo de desarrollar un trastorno alimenticio que otra que no lo sufre. Tercero, la calidad de las relaciones familiares también pueden ser causa de un trastorno alimenticio. Esto quiere decir que los trastornos alimenticios podrían ser considerados como enfermedades bio-psico-social ya que factores biológicos, psicológicos y sociales pueden causar su desarrollo.

Información tomada de «Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social- https://www.mscbs.gob.es/»

Diagnóstico y tratamiento

Los trastornos alimenticios son enfermedades que no solamente afectan a la salud mental de la persona, sino que ponen en riesgo su salud física. Por esto, es sumamente importante que el diagnóstico lo haga un profesional de la salud mental para poder comenzar un tratamiento lo antes posible. De igual forma, el tratamiento debe ser uno integral donde se trabaje, no solamente lo psicológico, sino también lo fisiológico. Por esto, es importante que dentro del tratamiento se incluyan a doctores, psicólogos y nutricionistas. Si sabes de alguien que sufre de un trastorno alimenticio, es importante que contactes a un psicólogo.

Los trastornos alimenticios suelen venir de la mano con otros problemas de salud mental. Por ejemplo, muchas personas que sufren de algún trastorno alimenticio tienden a desarrollar depresión ya que sienten frustración, tristeza y desesperanza (en nuestro blog sobre depresión encontrarás más información sobre esto). Debemos tomar en cuenta que los trastornos alimenticios no solo se relacionan con cuánta comida come la persona, sino también con factores psicológicos que la llevan a tener conductas alimenticias no saludables.

Por esta razón, si tienes un trastorno alimenticio o conoces de alguien que lo tenga, busca ayuda profesional cuanto antes. Recuerda que la comida para nosotros es igual que la gasolina para un carro. Sin ella, no tenemos energía para funcionar y vivir adecuadamente.

2 responses to “¿Qué son y cuáles son los trastornos alimenticios?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *