Rupturas amorosas

Comparte
Mujer triste por ruptura amorosa

A lo largo de la vida, todos experimentamos al menos una ruptura amorosa. Son pocos los casos donde nunca han vivido una. Una ruptura amorosa no solo significa separarse de la persona de la que te enamoraste, si no también poner fin a todas las expectativas y sueños que construiste junto a esa persona. Representa un cambio en tu vida y por eso muchas personas tienen dificultad de afrontarla. Sin embargo, entender sobre ellas ayuda a superarlas de manera más saludable. A continuación, te contamos más.

¿Qué son las rupturas amorosas?

Las rupturas amorosas se dan cuando una relación de amor se termina, ya sea en buenos o malos términos. Si bien, esto puede sonar bastante simple, generalmente las rupturas amorosas representan una pérdida emocional devastadora, lo que lleva a las personas a tener el «corazón roto». Como mencionamos antes, las rupturas amorosas no solamente representan la separación de dos personas, también el fin de expectativas, sueños y planes.

Si bien, cada persona experimenta las rupturas amorosas de distintas formas, las mismas suelen producir sentimientos intensos de tristeza, desolación y pena. Además, las personas suelen sentir que nunca podrán superar ese dolor y que nunca podrán estar en otra relación amorosa. Estos sentimientos son normales, pues son las mismas zonas que se activan en el cerebro que cuando experimentamos algún dolor físico.

¿Cuál es la mejor manera de terminar una relación?

Las rupturas amorosas suelen suceder de maneras diferentes en cada relación que llega a su fin. Aunque, la mejor manera de terminar una relación es comunicando a la pareja de manera asertiva las razones por las que se debe poner fin a la relación y llegar a un acuerdo consensuado, esto no siempre ocurre así. Por esto, es importante que si se termina una relación, ambos procuren tomar sus caminos separados y se den un tiempo para que cada uno pueda procesar la ruptura.

La mejor manera de terminar una relación es siendo honestos al momento de hacerlo. De esta forma, las personas pueden entender claramente por qué la relación ha llegado a su fin y no se atormentan con pensamientos sobre «por qué habremos terminado». Al ser honestos, permitimos que la persona conozca las razones verdaderas y pueda procesar la ruptura de la manera más saludable.

¿Existen etapas en una ruptura amorosa?

Las rupturas amorosas representan una pérdida emocional. Al ser una pérdida, el cerebro reacciona de la misma manera que reaccionaría ante la pérdida de alguien por fallecimiento. Y así como cuando alguien procesa un duelo, las personas que experimentan una ruptura amorosa pasan por diferentes etapas o fases.

Fase de negación

En esta fase, la persona se niega a aceptar que la relación se ha terminado. Generalmente, la persona que está en esta fase intenta hacer todo lo posible por reconciliarse con la pareja, busca maneras de convencer a la pareja de que la relación no debería llegar a su fin o cree que en algún tiempo él o ella volverá. Esta fase suele suceder los primeros días después de la ruptura como una respuesta a la separación y al fin de la relación.

Fase de enojo

Después de pasar la fase de negación, la persona suele sentir ira o enojo hacia la otra persona. La ira suele ayudar a la persona a poner una distancia y buscar otras cosas que le hagan sentir bien. Nadie quiere estar cerca de la persona que «odia», por lo que en esta fase, la persona no quiere comunicarse con el otro ni saber nada de él o ella.

Fase de recaída

La fase de recaída sucede una vez que la fase de negación y enojo hayan llegado a su fin. En esta fase, la persona vuelve a querer estar con la persona. Aquí, la persona se acuerda de todas las cosas buenas de la relación y comienza a extrañar a la otra persona intensamente. En esta fase, la persona podría intentar buscarle a la otra persona, tratar de tener algún tipo de comunicación, enviar mensajes, etc. Es en esta fase donde la persona tiene que estar clara de las razones por las que terminaron para no recaer en el proceso y volver a tener comunicación con la otra persona.

Fase de aceptación

Finalmente, la fase de aceptación es la fase donde la persona, por fin, acepta que la relación se terminó. En esta fase, la persona logra llegar a un consenso consigo misma de por qué la relación llegó a su fin y por qué no debe buscar a su ex. En esta fase, la persona puede todavía extrañar a su ex-pareja. Sin embargo, la misma no volverá a buscar comunicación con ella porque está clara de que se acabó y de que tiene que seguir adelante.

Si bien, estas fases son comunes cuando una persona experimenta una pérdida, no quiere decir que es una regla que deba suceder así. A muchas personas les toma más tiempo que otras y eso está bien. Cada uno tiene que vivir el proceso a su tiempo y no apurarse a pasar de fases. De igual forma, este proceso puede llevarse de mejor forma si uno se apoya en un profesional de la salud mental. Un psicólogo clínico puede ayudarte a entender mejor la situación y aceptar más rápido la ruptura.

¿Cómo afrontar una ruptura amorosa?

Lamentablemente, no hay una receta exacta de cómo afrontar una ruptura amorosa. No obstante, hay algunas cosas que puedes hacer para poder superarla de mejor manera.

  • Dale tiempo a tu cerebro y a tu cuerpo para procesar la pérdida. No te apresures.
  • Habla con tus seres queridos acerca de cómo te sientes. Hablar ayuda mucho a entender mejor la situación.
  • Si vivías con tu pareja y sientes que no puedes vivir en el mismo lugar, trata de cambiar el orden de las cosas en la casa o pintarla de diferente forma. Esto ayudará a que cambies de ambiente y no todo te haga acuerdo a tu ex.
  • No sigas a tu ex en redes sociales. Seguirlo solamente hará que estés pendiente de él o ella constantemente.
  • Elimina todo lo que te haga acuerdo a tu ex. Borra las fotos, los mensajes, las cartas, etc. Tener estos recuerdos presentes no te ayudarán a procesar la pérdida.
  • Trata de no tener contacto con él o ella. Recuerda que tu cerebro está procesando una pérdida. Hablar con la persona hará que tu cerebro desarrolle una pequeña esperanza de que puedas volver a estar con la persona.
  • Analiza las cosas que te gustaban y no te gustaban de la persona para poder poner en perspectiva la ruptura.
  • Acepta la forma en que te sientes. No te apresures en el proceso y tampoco evadas tus emociones. Si quieres llorar, hazlo. Si quieres reír, hazlo. Si quieres escuchar música triste, hazlo. Sentir todo te permitirá procesar el duelo.

¿Cómo sé si necesito ayuda profesional?

El cerebro procesa la pérdida de alguien a su propio tiempo, pero si sientes que la ruptura amorosa está afectando tu día a día y no puedes hacer las cosas que antes hacías, debes buscar ayuda profesional. De igual forma, si crees que la ruptura amorosa está afectando a tu salud mental y comienzas a tener síntomas que afectan significativamente tu funcionamiento, debes buscar ayuda.

El proceso de duelo suele durar, aproximadamente, tres meses. Sin embargo, esto no es una ciencia exacta y puede durar más o menos, dependiendo del caso. Si sientes que ya ha pasado mucho tiempo y sigues sin poder afrontar la ruptura amorosa, es recomendable que busques ayuda de un profesional de la salud mental. Esta persona te podrá ayudar a entender mejor la situación, darte herramientas que te funcionen a ti y ayudarte a superar la relación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot