Terapia cognitivo conductual: ¿Qué es y cómo sé si es para mí?

Comparte
Persona recibiendo terapia cognitivo conductual
Foto de persona recibiendo terapia para Pexels por Cottonbro.

Cuando comienzas a buscar un psicólogo para ti, es común que te encuentres con una variedad infinita de enfoques terapéuticos. Todos estos no son más que diferentes metodologías para abordar distintos trastornos, síntomas, objetivos y/o problemáticas. Es importante que estés bien informado sobre cada uno de ellos para poder encontrar al psicólogo ideal para ti. Hoy te compartimos información acerca de la terapia cognitivo conductual. Entérate qué es, cómo nace, su método, su efectividad y las cosas a tener en cuenta sobre este tipo de enfoque terapéutico.

¿Cómo nace esta terapia?

A comienzos de los años 60, Aaron T. Beck, experto en uno de los enfoques terapéuticos más antiguos dentro de la psicología, el psicoanálisis, pensaba que para que este sea aceptado dentro de la comunidad de medicina, debía demostrar validación empírica. Para esto, comenzó a hacer múltiples experimentos con personas que padecían de depresión, esperando encontrar esta validación. Sin embargo, lo que encontró fue una explicación más profunda de la depresión y muchas de sus características. Entre eso, encontró que las personas que tenían depresión, tienden a tener pensamientos negativos y distorsionados (Beck, 2011). Entonces, decidió diseñar un tratamiento rápido y eficaz para ellos. Ese tratamiento es conocido hoy como terapia cognitivo conductual.

¿Qué es la terapia cognitivo conductual (TCC)?

La TCC es un tratamiento psicológico estructurado, corto, orientado hacia el presente que está dirigido para: 

  • Resolver problemas 
  • Modificar pensamientos y conductas disfuncionales (pensamientos y conductas que no traen ningún beneficio y que, normalmente, se alejan de la realidad)

A diferencia de otros enfoques terapéuticos, la terapia cognitivo conductual se basa en entender tus creencias y pensamientos para poder modificar aquellos que no aportan positivamente a tu vida. De igual forma, la terapia cognitivo conductual se enfoca en el problema actual que estás experimentando, más no en su origen. Como resultado, las emociones y conductas también cambiarán.

Si esto te suena complicado, te ponemos un ejemplo. Imagínate que tienes la autoestima baja. Seguramente, al tener una autoestima baja, piensas cosas como “soy fea/o”, “nadie me quiere”, “no soy suficiente”. Todos estos pensamientos son pensamientos que no son reales porque todos tenemos virtudes, todos tenemos a alguien que nos quiere y todos somos suficientes. Lo que hace la terapia cognitivo conductual es cuestionar estos pensamientos y modificarlos. Como resultado, tu autoestima irá cambiando y las emociones que tienes frente a esta, también. 

¿Por qué se realiza la terapia cognitivo conductual?

Como mencionamos antes, la terapia cognitiva conductual suele ser un proceso más rápido que los demás enfoques terapéuticos. Al ser una terapia rápida y efectiva, la misma se realiza para abordar las siguientes situaciones:

  • Manejar los síntomas de un trastorno mental
  • Identificar pensamientos negativos
  • Aprender a manejar las emociones
  • Afrontar situaciones dolorosas
  • Solucionar conflictos de relaciones
  • Mejorar relaciones interpersonales
  • Superar traumas
  • Aprender herramientas para manejar situaciones estresantes
  • Superar problemas como: problemas de pareja, familiares, duelo, ira u hostilidad
  • Tratar trastornos mentales

¿Para qué trastornos funciona la terapia cognitivo conductual?

Como te contamos antes, la terapia cognitivo conductual funciona para una amplia variedad de trastornos, síntomas y problemáticas. A continuación, enlistaremos algunos de los trastornos y problemas que pueden ser tratados con este enfoque terapéutico:

  • Trastorno de depresión mayor
  • Trastorno bipolar (junto a tratamiento farmacológico)
  • Trastorno de ansiedad generalizada
  • Ataques de pánico
  • Agorafobia
  • Fobia social
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastorno de conducta
  • Consumo de sustancias
  • Trastorno por déficit de atención
  • Trastornos alimenticios
  • Trastornos de personalidad
  • Disfunciones sexuales
  • Esquizofrenia (junto a tratamiento farmacológico)

Si te sientes identificado con alguno de los trastornos o problemas señalados anteriormente, es recomendable que busques a un psicólogo que tenga un enfoque terapéutico cognitivo conductual.

¿Cuánto dura?

Como todo tipo de enfoque terapéutico, la duración de la terapia depende de cada caso. No obstante, la terapia cognitivo conductual está diseñada para que sea un tratamiento de corto plazo. Normalmente, el tratamiento de la terapia cognitivo conductual puede durar entre 5 a 20 sesiones. Será el psicólogo quien te diga, aproximadamente, cuántas sesiones deberás tener tomando en cuenta algunos de los siguientes puntos: 

  • Tus síntomas
  • La gravedad de tus síntomas 
  • El tiempo que has tenido los síntomas
  • La velocidad de tu progreso 

Es válido que recuerdes que la terapia es un proceso. Y como todo procedimiento, siempre toma algo de tiempo. ¡No te apures y disfruta del proceso! Vas a ver que en cada sesión aprenderás algo nuevo de ti.

¿Cuáles son sus riesgos?

En general, la terapia cognitivo conductual no suele presentar muchos riesgos, pero como toda terapia, puede hacer que experimentes sentimientos y emociones dolorosos o incómodos. Durante la terapia, podrías sentirte triste, con ira o hasta con ganas de llorar. Esto es normal, ya que la terapia es un espacio donde expones todo aquello que te molesta, te preocupa, te duele, te alegra, etc. De igual forma, muchas veces revivimos momentos que pensábamos que ya habíamos superado o que sabemos que no lo hemos hecho aún.

Cuando la terapia es guiada por un profesional cualificado, estas emociones y sentimientos suelen ser trabajados de la manera correcta para buscar tu bienestar. Por eso, es importante que busques un psicólogo que sea adecuado para ti y tus necesidades.

¿Cuál es su efectividad?

Desde el primer estudio que se hizo sobre la efectividad de la terapia cognitivo conductual en 1977, se han hecho más de 500 otros estudios que han demostrado la efectividad de la terapia cognitivo conductual (entre esos, Chambless & Ollendick, 2001; Goldapple et al., 2004; Simons et al. 2010). Estos estudios han demostrado que la terapia cognitivo conductual: 

  • Trabaja correctamente para una amplia variedad de trastornos, síntomas y problemáticas 
  • Funciona en diferentes contextos culturales 
  • Produce cambios no solo a nivel cognitivo y emocional, sino también a nivel neurológico

¿Es efectiva si es en modo online?

Es posible que esto sea nuevo para ti, por lo tanto, es normal tener dudas acerca de su efectividad. Sin embargo, existen varios estudios que han demostrado que la efectividad de la terapia cognitivo conductual no cambia si es que se la brinda por medio de medios digitales (Khanna & Kendall, 2010; Wright et al., 2002). No olvides que la terapia, sin importar su modalidad, se centrará en ti, en tus pensamientos, tus creencias y tus emociones. Es un espacio para TI.

¿Qué sucede durante la terapia cognitivo conductual?

El modelo cognitivo conductual es un tratamiento que tiene una estructura para poder cuestionar los pensamientos disfuncionales y poder modificarlos. Esta estructura se ve de la siguiente forma:

  • Identificación de los problemas y/o trastornos: En las primeras sesiones, trabajarás junto al psicólogo para identificar aquellos problemas y/o trastornos en los que vayan a trabajar durante la terapia. Estos pueden ser relacionados a los mencionados arriba. 
  • Reconocimiento de los pensamientos, emociones y conductas al verte frente a este problema y/o trastorno: Todo problema conlleva a algún pensamiento, emoción y/o conducta. El psicólogo te pedirá que prestes atención a ellos cuando estés frente al problema para poder identificar cuáles pensamientos son disfuncionales y cuáles no. 
  • Análisis de los pensamientos negativos y disfuncionales: Cuando le digas al psicólogo lo que identificaste, él o ella podrá ayudarte a entender cuáles tienen un fundamento y cuáles no lo tienen. 
  • Modificación de los pensamientos disfuncionales: Con la guía del psicólogo, podrás cambiar la manera de pensar acerca de los problemas y/o trastorno que estés experimentando.  

Considera que los psicólogos con un enfoque terapéutico cognitivo conductual, normalmente, podrían asignarte tareas entre sesiones. Pero, ¡no te asustes! Estas tareas son para que te entiendas mejor y para que el proceso terapéutico pueda ir más rápido.

¿Cómo se interviene en este tipo de terapia?

A diferencia de otros enfoques terapéuticos, el psicólogo que brinda terapia cognitivo conductual lo hace de manera activa. Es decir, el terapeuta hace y responde preguntas, hace sugerencias, cuestiona y explica. De la misma forma, el psicólogo entiende que el paciente necesita resolver algunas situaciones en su vida, por lo que toma una postura de una guía profesional que ayuda a encontrar soluciones y modificar los pensamientos negativos.

Cosas que debes tomar en cuenta

En primer lugar, es esencial que reconozcas lo que estás experimentando. Una vez que lo hayas hecho, observa la tabla de arriba donde te señalamos los trastornos y problemas que pueden ser tratados con la terapia cognitiva conductual y mira si tu problema coincide con alguno de ellos.  Si coincide, es importante que analices tu personalidad. ¿Eres una persona racional? ¿Eres una persona que podrá cumplir con las tareas que te enviará el psicólogo? Todas estas preguntas te ayudarán a saber si la terapia cognitivo conductual es la que necesitas tomar.

Esperamos que hayas entendido mejor acerca del enfoque terapéutico cognitivo conductual y te sirva para que puedas elegir al psicólogo ideal para ti. Si aún no sabes cómo elegir uno ¡no te preocupes! Puedes tomar una pre consulta gratuita para que te guíe hacia tu psicólogo ideal.


Referencias bibliográficas

Beck, J. S. (2011). Cognitive Behavior Therapy: Basics and Beyond. The Guildford Press: New York. 

Chambless, D., & Ollendick, T. H. (2001). Empirically supported psychological interventions. Annual Review of Psychology, 52, 685-716 

Goldapple, K., Segal, Z., Garzon, C., Lau, M., Bieling, P., Kennedy, S., et al. (2004). Modulation of cortical-limbic pathways in major depression. Archives of General Psychiatry, 61, 34-41. 

Khanna, M. S., & Kendall, P. C. (2010). Computer-assisted cognitive-behavioral therapy for child anxiety: Result of a randomized clinical trial. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 78, 737-745. 

Simons, A. D., Padesky, C. A., Montemarano, J., Lewis, C. C., Murakami, J., Lamb, K., et al. (2010). Training and dissemination of cognitive behavior therapy for depression in adults: A preliminary examination of therapist competence and client outcomes. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 78, 751-756. 

Wright, J. H., Wright, A. S., Salmon, P., Beck, A. T., Kuykendall, J., & Goldsmith, J. (2002). Development and initial testing on a multimedia program for computer-assisted cognitive therapy. American Journal of Psychotherapy, 56, 76-86. 

7 responses to “Terapia cognitivo conductual: ¿Qué es y cómo sé si es para mí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot