Trastorno obsesivo compulsivo vs trastorno de personalidad obsesivo compulsivo

Comparte
Mujer sufriendo de ansiedad debido a su trastorno obsesivo compulsivo

Cuando hablamos de alguien que es obsesivo compulsivo solemos pensar en el ejemplo más común: alguien que se lava las manos constantemente porque siente que sus manos están infestadas con bacterias. Sin embargo, en la psicología, dos trastornos se denominan obsesivo compulso. Por un lado, el trastorno obsesivo compulsivo como un tipo de trastorno de ansiedad, y por otro lado, el trastorno de personalidad obsesivo compulsivo que difiere por completo del primero y es un tipo de trastorno de personalidad. A continuación, te contamos todo acerca de estos dos trastornos para que conozcas sus diferencias.

Definición de trastorno de personalidad obsesivo compulsivo

El trastorno de personalidad obsesivo compulsivo (TPOC) se define como un patrón repetitivo de conductas perfeccionistas, de orden y de control. La persona que desarrolla un trastorno de personalidad obsesivo compulsivo es una persona que presta demasiada atención a los detalles, tiene dificultad de terminar las tareas por querer hacerlas perfectas, quiere que todo esté en orden y organizado, se preocupa demasiado por no cometer errores y se siente valiosa solamente cuando trabaja en exceso. Generalmente, las personas que tienen este trastorno suelen ser personas rígidas e inflexibles cuando se encuentran con alguna idea que se oponga a sus creencias. De igual forma, son personas que llevan un estilo de vida mezquino ya que piensan que el dinero debe ahorrarse en caso de que haya alguna catástrofe o emergencia en el futuro.

La Asociación Psicológica Americana (APA) llamó al trastorno de personalidad obsesivo compulsivo similar al trastorno obsesivo compulsivo ya que el mismo suele manifestar algunos tipos de obsesiones y compulsiones, así como en el trastorno obsesivo compulsivo. Sin embargo, a diferencia del trastorno obsesivo compulsivo, las obsesiones y compulsiones que se pueden presentar en el trastorno de personalidad obsesivo compulsivo tienden a estar directamente relacionadas al orden, el control y la perfección.

Definición de trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un tipo de trastorno de ansiedad que se caracteriza por conductas obsesivas y compulsivas que consumen tiempo y generan malestar significativo. Por un lado, las obsesiones son pensamientos, ideas, impulsos o imágenes repetitivos, intrusivos e inapropiados que producen altos niveles de ansiedad y estrés. Generalmente, la persona que tiene obsesiones siente no tener control sobre ellas, a pesar de saber que es su propia mente la que las está creando. Las obsesiones más comunes son: ideas de contaminación (pensar y sentir que las manos están contaminadas de bacterias), dudas recurrentes (cada vez que sales de la casa pensar que dejaste la puerta abierta), necesidad de ordenar las cosas de una forma en particular, impulsos agresivos, e imaginería sexual (pensar recurrentemente en una imagen pornográfica).

Por otro lado, las compulsiones son conductas repetitivas y/o actos mentales que la persona lleva a cabo con el objetivo de reducir la ansiedad o el malestar que las obsesiones le generan. Las compulsiones más comunes son: lavarse las manos, ordenar, chequear varias veces lo que genera dudas, rezar, contar y repetir palabras en silencio. Por definición, las compulsiones son excesivas y no están conectadas de manera realista con su objetivo. Es decir, lavarse las manos constantemente no previene que haya bacterias en las manos o en el cuerpo.

Los adultos, a diferencia de los niños que tienen un trastorno obsesivo compulsivo, suelen darse cuenta de que las obsesiones y compulsiones son excesivas y no razonables. Al darse cuenta de ello, es más fácil que pidan ayuda. Al contrario, los niños no se dan cuenta de lo irrazonable de sus conductas, por lo que son los padres que normalmente caen en cuenta y buscan ayuda. No obstante, el trastorno obsesivo compulsivo suele desarrollarse en la adolescencia y de manera gradual.

Diferencias y similitudes

Como mencionamos anteriormente, el trastorno de personalidad obsesivo compulsivo a veces presenta conductas obsesivas y compulsivas que están relacionadas al orden y al perfeccionismo. Por otro lado, la ansiedad que se genera en el trastorno obsesivo compulsivo no se suele presentar en el trastorno de personalidad obsesivo compulsivo, diferenciándolos entre sí. De igual manera, en el trastorno obsesivo compulsivo, puede que las obsesiones y compulsiones sean relacionadas al orden, pero esto no quiere decir que exista un trastorno de personalidad obsesivo compulsivo. Para poder diagnosticar el trastorno de personalidad obsesivo compulsivo, se requiere cumplir con más criterios, los cuales puedes leer en nuestro blog.

Como todo trastorno, es necesario que un profesional de la salud mental evalúe cada caso. Si bien, podemos tener una idea de lo que nos sucede informándonos y leyendo, es importante que un psicólogo clínico sea quien te evalúe y diagnostique para poder guiarte hacia el mejor tratamiento.

Tratamiento para el TOC

El tratamiento principal para el trastorno obsesivo compulsivo es la terapia psicológica, especialmente la terapia cognitivo conductual. Al ser un trastorno de ansiedad, la terapia ayuda a la persona a trabajar sobre las obsesiones y los pensamientos negativos, para de esa forma modificar las conductas compulsivas. De igual forma, la terapia trabaja sobre la ansiedad y el malestar que son causados por las obsesiones.

En casos muy severos, otro tratamiento que se utiliza para el TOC es la farmacología. Los medicamentos pueden ayudar a reducir los síntomas y el malestar que genera el trastorno en sí. Se debe tomar en cuenta, que es altamente recomendable acompañar el tratamiento farmacológico con psicoterapia. Ya que los medicamentos pueden ayudar a ciertos síntomas, pero la terapia encontrará la raíz del problema, así como las soluciones para el mismo.

Tratamiento para el TPOC

A diferencia del trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno de personalidad obsesivo compulsivo, así como todos los trastornos de personalidad, son un poco más complicados a la hora de ser tratados. La complicación se da porque las personas con un trastorno de personalidad suelen resistirse a reconocer que tienen un problema de salud mental o a buscar ayuda. Al ser personas rígidas e inflexibles, estas personas tienen dificultades al ir a terapia ya que deben tener una mentalidad abierta para poder mejorar.

Sin embargo, para aquellas personas que buscan ayuda y quieren mejorar, la terapia psicológica es el tratamiento principal para el trastorno de personalidad obsesivo compulsivo. A diferencia del TOC, la terapia para para el TPOC se enfoca en entender las bases del perfeccionismo, cómo estas conductas le afectan a la persona a diario y trata de modificar las conductas que pueden interferir con un funcionamiento normal de la persona.

Para ambos trastornos, la terapia es un aspecto sumamente importante para su tratamiento. Es importante que estos trastornos sean evaluados y guiados por un psicólogo clínico para su mejora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Psiconnet - Encuentra tu Psicólogo Ideal

Te conectamos con tu psicólogo ideal para recibir tu consulta psicológica en línea.

Av. 6 de diciembre y Checoslovaquia, 170504, Quito, Pichincha, Ecuador.

Te ayudamos

Encuentranos en

Trustpilot